Una tía del menor que sobrevivió al triple femicidio de Mendoza dio detalles del horror que vivió la criatura. Se escondió entre unas plantas mientras Daniel Zalazar lo buscaba con una linterna y cuando logró meterse en el auto de un vecino, el asesino hizo lo imposible por abrir el vehículo.
Un chico de 8 años se volvió una parte clave del sangriento hecho ocurrido en el barrio Trapiche de Godoy Cruz, donde el imputado Daniel Zalazar, acabó con la vida de tres mujeres e hirió a dos menores de edad. De no haber intervenido la criatura, muy probablemente no sólo las dudas sobre el hecho serían mayores, sino que también habría más víctimas.

El chico no sólo permitió que la ayuda para su hermano de 11 años y la beba de 9 meses llegara a tiempo, sino que además desbarató el intento del agresor de hacer volar la casa por los aires, intentando cubrir lo que había pasado.

"El niño salió del baúl y habló con su hermano herido, que todavía estaba consciente.
Este le dio el teléfono y el más pequeño se comunicó con su abuela", explicó la coordinadora del Ministerio Público, María Teresa Day.

Según señaló el procurador Alejandro Gullé, el niño tuvo que esconderse luego de que Zalazar lo persiguiera para matarlo, por lo que se metió en el baúl del auto que estaba estacionado en el patio. "Lo buscaba con linterna", remarcó el funcionario judicial en diálogo con el medio MDZ de Mendoza.

Embed
El relato fue avalado por la tía del chico, que en diálogo con medios nacionales, explicó que luego de permanecer seis horas oculto y acercarse hasta su hermano herido, logró llamar a su abuela y decirle: "Nona por favor llamá a cinco ambulancias y policías porque acá están todos muertos".

Según publica este martes en su edición impresa Página 12, el chiquito se dio cuenta de que estaba ocurriendo lo que ocurría y atinó a escapar aterrado. En palabras de su tía, Paula Arias: “Lo que el nene cuenta es que él (por el detenido Daniel Zalazar) llegó y al principio estaban hablando lo más bien, que estaban perfectos, charlando, y que en un momento se volvió loco y empezó a matar a todos y él logro correr hacia el patio y esconderse entre unas plantas. Él lo vio al nene, que salió corriendo y se escondió. Entonces este tipo sale con una linterna a buscarlo".

“Como no lo pudo encontrar, se metió nuevamente en la casa”, le precisó Arias al diario nacional, agregando que luego el chiquito sintió que tenía que ocultarse en un lugar más seguro y por eso apenas el agresor entró en la casa echó a correr hacia el auto de un vecino y se ocultó dentro del baúl.

“Mi sobrino estuvo toda la noche encerrado ahí”, contó sumó la tía del nene, hermana de una de las víctimas del triple femicidio, Claudia Arias. El nene estuvo en la caja del baúl desde las 2.30 hasta las 8 de la mañana del domingo pasado. Mientras tanto, en la casa, su mamá había sido asesinada a puñaladas. Marta Ortíz y Silvia Díaz de Ortíz, tía-abuela y bisabuela, respectivamente, también. Y sus dos hermanos, atacados y gravemente heridos.