Diputados aprobó con 132 votos afirmativos contra 17 negativos. Se sancionará con prisión de entre uno y cuatro años y al pago de multas de hasta 80 mil pesos a quien "organice, participe o promueva" esas competencias.

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto para prohibir las carreras de galgos en todo el territorio argentino que castiga con penas de hasta 4 años de cárcel y multas de hasta 80.000 pesos a quien realice, promueva u organice la actividad.

La iniciativa fue respaldada por 132 votos de Cambiemos, el massismo, el Bloque Justicialista y la izquierda, mientras que el rechazo fue impulsado por 17 legisladores, algunos representantes del Frente para la Victoria, y el salteño Alfredo Olmedo.

Votacion de Ley contra galgueros


En el debate en particular, el artículo referido a la pena de prisión de cuatro años tuvo una ajustada votación de 77 a 74 sufragios, lo que marcó las diferencias que existían sobre si se aplicaba una sanción que podría incluir la prisión.

El debate se realizó mientras en las proximidades del Congreso permanecían partidarios de la prohibición de las carreras y también defensores de la actividad.

En el tratamiento en el pleno del cuerpo legislativo se generaron momentos de tensión por las acusaciones de los diputados de Progresistas, Victoria Donda, y de izquierda, Néstor Pitrola, contra el salteño Alfredo Olmedo, quien lució un prendedor con la imagen del presidente electo de Estados Unidos. Donald Trump.

Diana Conti - Galgueros

La prohibición fue rechazada por la diputada kirchnerista Diana Conti, quien consideró "anticonstitucional" esta ley y dijo que "se están poniendo mas penas a las carreras de galgos que a los accidentes viales o las riñas entre personas".

En tanto, el diputado del Partido Obrero Néstor Pitrola dijo que "las carreras de galgos constituyen un negocio capitalista basado en la explotación de los animales y el juego clandestino basado en las apuestas privadas y la ludopatía, que mueve miles de millones de pesos en todo el país".

El proyecto que fue impulsado por la senadora Magdalena Odarda, prohíbe "en todo el territorio nacional la realización de carreras de perros, cualquiera sea su raza".

Establece, entre otras cuestiones, que quiénes organicen, promuevan, faciliten o realicen carreras de perros, serán reprimidos con prisión de tres a cuatro años y multas que van de 4 mil a 80 mil pesos.