Los hijos de Vanesa Maguna y Darío Díaz, y los de Romina, ex pareja de Diego Loscalzo, están viviendo juntos y reciben asistencia del municipio. Cómo sigue su vida a partir de la tragedia.

Pasados los primeros días luego de la masacre de Hurlingham, resta por ver qué pasará con los cinco chicos que quedaron huérfanos. Diego Loscalzo asesinó a su ex pareja, Romina Maguna así como a la hermana, Vanesa y a su marido, Darío Díaz.

Los seis muertos fueron sepultados el miércoles por la mañana y quedan tres heridos en el Hospital Posadas. Mientras tanto, los cinco chicos que sobrevivieron están juntos en la casa de David, que es el padrino de uno de ellos.

Embed

Según trascendió, los menores decidieron vivir con familiares que quedaron vivos. Gisele, de 14 años, y Uriel, de 11, son hijos de Romina; mientras que Thiago, de 13, Daiana, de 9 y Máximo, de dos años y medio, son hijos de Vanesa y Darío.

Embed

"Se necesita un abordaje de entre ocho meses y un año para empezar a sobrellevar lo que pasó", explicó a Clarín Héctor Rouillet, secretario de Abordaje de Políticas Integrales de Hurlingham. Los chicos son asistidos por un equipo interdisciplinario especializado en situaciones de duelo.

"Se necesita un abordaje de entre ocho meses y un año para empezar a sobrellevar lo que pasó"

"Hay otros familiares que pidieron la guarda de los menores", reveló Rouillet, pero aclaró que "la nueva Ley de Niñez dice que los chicos pueden elegir, y ellos quieren estar con sus familiares, así que no serán institucionalizados".

Por otro lado, está el tema de la reinserción de los chicos en su vida cotidiana: "Todos van a escuelas públicas del Distrito y se definirá si están en condiciones de seguir en las mismas instituciones".