El defensor argentino ingresó en el segundo tiempo del empate entre San Pablo y Mirassol (2 a 2 con un tanto de Lucas Pratto) y el legendario arquero, ahora DT, utilizó sus propios dedos para orientarlo.