Así lo aseguró Carlos Acuña, uno de los integrantes del triunvirato de la CGT en referencia a la huelga que se realiza en todo el país. En tanto, Hugo Yasky –de la CTA- consideró que "no se puede seguir atropellando a los trabajadores".
Uno de los integrantes del triunvirato de la CGT, Carlos Acuña, aseguró que la central obrera "no quería" hacer el paro general que se realiza este jueves en todo el país, pero reconoció que se vio "obligada" a tomar esta decisión.

Embed
"A partir de mañana (por este viernes) tenemos que buscar una forma de solucionar los problemas que tenemos. Nosotros no queríamos hacer paro, ni el conflicto. Pero nos obligaron a esta situación. La CGT vino conteniendo este reclamo, pero llega un momento donde o te ponés al frente de la situación o te pasan por arriba", argumentó el gremialista en declaraciones radiales.

Además, señaló que luego de esta medida de fuerza llegará el momento de evaluar "los problemas de fondo que hay que solucionar, y esto debe comenzar mañana mismo".

Embed
"Yo no conozco a nadie que no tenga plan B", argumentó Acuña, aludiendo a una frase de Macri al ser consultado sobre el plan económico, oportunidad en la que aseguró que para la economía no existía un plan B.

Por su parte, el titular de la CTA Hugo Yasky afirmó que la contundente adhesión al paro "muestra que la gente está reclamando" y consideró que "no se puede seguir atropellando a los trabajadores como se hace con los docentes".

hugo-yasky.jpg
Hugo Yasky, titular de la CTA de los trabajadores
Hugo Yasky, titular de la CTA de los trabajadores
En este sentido, sostuvo que el gobierno nacional debería "saber leer" el reclamo de los trabajadores y "cambiar la política económica".

Además, recordó que "hace un año y medio que los compañeros de la construcción padecen la desocupación" y dijo que el Gobierno "miente" cuando dice que su política "está respaldada por los trabajadores".

En la misma sintonía, se expresó el titular del gremio Canillitas, Omar Plaini, al acusar al Gobierno de querer "profundizar la grieta" en la sociedad a través de "chicanas y agresiones".

"Son preocupantes las declaraciones del presidente y de sus funcionarios sobre los sindicatos", evaluó el gremialista en referencia a las declaraciones sobre la existencia de mafias en los gremios.