El acusado por el crimen de Micaela García, Sebastián Wagner, reconoció el autor de la violación y el asesinato de la joven. Dijo que su empleador, Néstor Pavón, fue cómplice del hecho.
Al igual que lo hizo con la policía apenas quedó detenido, Sebastián Wagner se quebró y confesó ante el fiscal el crimen de Micaela García.

Embed
En declaración indagatoria, el acusado además involucró a su empleador, Néstor Pavón, quien ya había sido detenido con prisión preventiva por encubrirlo. Si bien no hay pruebas concretas en su contra, hay indicios que lo colocan como posible co-autor del femicidio.

Pavón había sido detenido durante la semana pasada sospechado de haberlo ayudado a escapar ya que el día en que Wagner desapareció, su jefe le dio 5 mil pesos en "parte de pago", a pesar de que ese día no había trabajado. Además, confesó que había estado con el acusado el día del crimen durante la noche ya que habían ido a cenar juntos.

"Sebastián estaba deprimido, me dijo que se quería ir, que estaba muy mal, extrañaba a su familia así que fuimos a cenar juntos", había dicho Pavón en declaraciones a la prensa antes de ser detenido