El 22 de noviembre de 2015 robaron de la casa de Michetti 245 mil pesos y 50 mil dólares. El hecho delictivo originó una investigación sobre el origen de dichos fondos que supuestamente provenían del financiamiento ilegal de la campaña.

El juez federal Ariel Lijo dispuso este miércoles sobreseer a la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, en la causa en que se investigaba el origen del dinero que fue sustraído de su casa el día 22 de noviembre de 2015. Para el magistrado no pudo acreditarse ningún hecho delictivo.

La vicepresidente de la Nación había denunciado que mientras se llevaron a cabo las elecciones presidenciales fue víctima de un robo en su casa, en el que le sustrajeron 245.000 pesos y 50 mil dólares.

Embed
En esa investigación se encuentra imputado David Juan Pablo Cruzado en trámite de juicio ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°29.

En la denuncia iniciada contra Michetti, el 18 de julio de 2016 se dispusieron una gran cantidad de medidas probatorias -entre las que se destacan informes bancarios, declaraciones juradas, declaraciones testimoniales y libros contables de la Fundación que preside la vicepresidente de la Nación-, cuyos resultados acreditaron el origen lícito del dinero.

El magistrado consideró que se corroboró la versión expuesta por Michetti en las diversas presentaciones efectuadas ante el Tribunal.

Embed
Además, se dispuso el archivo de la investigación vinculada al funcionamiento y financiamiento de las fundaciones SUMA, FUNDAR -JUSTICIA y SEGURIDAD-, CREER y CRECER, FORMAR y PERICLES.

El juez, en un fallo de 176 hojas, sostuvo que luego de producir toda la prueba y recopilar gran cantidad de información de cada una de las fundaciones, no se verificó ningún hecho delictivo ni tampoco sustentó la producción de nuevas medidas por encontrarse agotada la investigación.