A la joven que fue vista por última vez por su familia el 1° de abril y tras casi un mes de búsqueda fue encontrada muerta, la rastrearon por tierra puerta a puerta y hasta en el río pero un can de la División K9 de la Asociación Bomberos Voluntarios de Punta Alta fue quien terminó hallándola. Al principal prófugo lo encontró una mujer encinta que lo corrió para atraparlo.

Darío Badaracco, el principal acusado del crimen de Araceli Fulles, fue detenido en el Bajo Flores porteño, a raíz de la denuncia de una mujer embarazada que lo reconoció y hasta dijo que corrió para atraparlo antes de darle aviso a los gendarmes.

La detención se efectuó en la intersección de las calles Cobo y Curapaligüe, detrás de la villa 1-11-14, donde Badaracco deambulaba y fue reconocido por una mujer embarazada llamada Nancy quien advirtió a los gendarmes que custodian el Puesto Unidad 34 que funciona en el lugar.

Embed
Al ser interrogado, Badaracco reconoció ser el buscado y no se resistió a la detención, por lo que los efectivos de la Gendarmería dieron la novedad a la Justicia.

Además de esta heroína involuntaria, el caso tiene como singular protagonista a un perro llamado Halcón. El can fue quien encontró el cuerpo de Araceli Fulles en la vivienda de la madre de Badaracco. El cuadrúpedo, de la División K9 de la Asociación Bomberos Voluntarios de Punta Alta, marcó la finca da la localidad bonaerense de José León Suárez en la que encontraron el cuerpo.

Halcón - K9
División K9 de los Bomberos Voluntarios de Punta Alta
División K9 de los Bomberos Voluntarios de Punta Alta
Araceli Fulles fue vista por última vez por su familia el 1° de abril. Desde entonces fue buscada hasta puerta a puerta por las fuerzas de seguridad. Su cuerpo estaba enterrado en cal viva y se supo que fue asesinada por asfixia el mismo día de su desaparición.