Lo confirmó segundo comandante del Cinturón Sur de la Fuerza, Jorge Daniel Solan. Se supo que el sospechoso tenía una remera musculosa negra, con motivos de estrellas, y zapatillas color rosa con tres tiras.

Darío Gastón Badaracco estaba sólo y no ofreció resistencia al ser detenido por efectivos de Gendarmería Nacional Argentina. Así lo informó el segundo comandante del Cinturón Sur de la Fuerza, Jorge Daniel Solan, quien precisó que el sospechoso del crimen de Araceli Fulles tenía "prendas femeninas" en su poder.

El jefe de la Fuerza de Seguridad confirmó en declaraciones televisivas que fue "una vecina" quien dio aviso a la Gendarmería sobre la presencia de Badaracco en la Villa 1-11-14. Según el gendarme, el hasta hoy único prófugo de la causa "estaba sentado frente a un establecimiento educativo" al momento de la llegada de los efectivos.

Embed

El centinela también señaló que le efectuaron al detenido "una comparación con identikit" para establecer su identidad, y que se encontraba "físicamente bien".

"Había un par de prendas al lado de él, estamos tratando de determinar de quién eran las prendas", finalizó.

Según la agencia Télam, los investigadores secuestraron en el lugar una remera musculosa negra, con motivos de estrellas, y zapatillas color rosa marca Adidas, que podrían pertenecer a Araceli, de acuerdo a la descripción de las prendas que vestía cuando desapareció.