Emanuel Ginóbili tuvo otra jornada al máximo nivel en la despedida de San Antonio Spurs de la presente temporada de la NBA pese a la derrota por 129 a 115 a manos de Golden State Warriors, que lo barrió por 4-0 en la final de la Conferencia Oeste.

'Manu' volvió a ser titular en un partido de play offs después de más de tres años, ya que la última vez había sido el 24 de marzo de 2014, y anotó los dos primeros tantos de su equipo con una bandeja sin tablero cuando transcurrían 21 segundos, algo que no sucedía desde el 14 de enero de ese mismo año.

Después, el técnico Gregg Popovich lo mantuvo en cancha por espacio de 32 minutos, tratando de cubrir las ausencias de los lesionados Kawhi Leonard y Tony Parker, dos bajas que se hicieron decisivas en esta definición ante el subcampeón de la temporada anterior y campeón de la 2014-2015.

Durante esa más de media hora el bahiense convirtió 15 puntos, entregó siete asistencias, bajó un rebote y registró tres robos.

Ovación a Manu Ginóbili
Pero lo más emotivo de la jornada se vivió a 2 minutos y 30 segundos del final del juego, cuando repentinamente todo el público que colmó el AT&T Center, de San Antonio, comenzó a corear un "Manu, Manu" que pareció sonar más a un pedido de continuidad que a un saludo de despedida.

Por las dudas, Popovich, hábil a la hora de complacer a sus referentes en situaciones límites, lo sacó de la cancha para que la ovación se volviera ensordecedora y el impacto provocara también en el escolta de 39 años que el 28 de julio cumplirá 40 los deseos de continuar, algo que anoche mismo en su Bahía Blanca natal su propio padre no se atrevió a desestimar.

Los ojos húmedos con los que se le pudo observar en el banco de suplentes no fueron originados seguramente por la derrota ni la barrida.