Paola Patricia Quartar llamó a la policía de Pilar, Córdoba, para contarles que había asesinado al pequeño Luciano. El chico estaba enterrado hace unos ocho meses en una obra en construcción.

Un niño de tres años fue hallado asesinado en una obra en construcción de la zona rural de la localidad cordobesa de Pilar, a 45 kilómetros de la capital provincial. Por la muerte quedo detenida su madre, que confesó el crimen, informaron este sábado fuentes policiales y judiciales.

La víctima fue identificada como Luciano Gabriel Quartara. Estaba enterrado desde alrededor de ocho meses cerca de la escuela rural Estanislao Zeballos, por el camino a la población de Cosme.

Embed

La Policía llegó a ese sitio, ubicado a un kilómetro de la casa de la madre, luego que la mujer, identificada como Paola Patricia Quartar, llamó llorando a la comisaría para contar lo ocurrido.

"Me arrepiento", declaró Quartar, quien explicó que lo había matado porque no pudo superar la muerte de otro hijo, fallecido aparentemente por muerte súbita. Ahora quedó alojada en la comisaría de Laguna Larga.

Embed

La fiscal y la Policía trabajaban en el lugar del hallazgo para determinar las circunstancias de la muerte del menor, pero los informes preliminares indican que habría sido asfixiado.