Para una fecha tan especial como es el Día del Padre, te proponemos un viaje no tradicional para desenchufarte y relajarte. A tan sólo dos horas de Capital Federal, por la Ruta 7, se encuentra Chacabuco, que a pesar de no ser considerado como un destino habitual, combina el turismo rural con una muy buena oferta cultural y el confort de uno de los hoteles más exclusivos de la región.

hotel chacabuco (1).jpg
Hablamos del Hotel Postal, ubicado frente a la Plaza San Martín en el centro de Chacabuco, un pintoresco lugar donde funcionaba el viejo correo que mantiene su fachada, algunos de los salones y en los pasillos se pueden disfrutar de una muestra de fotos que ilustran cómo era Chacabuco desde su fundación, allá por 1865.

spa-hotel-postal.jpg
Restaurado por la familia Stangalini, se convirtió en una parada obligada en Chacabuco, ideal para descansar y disfrutar. El hotel ofrece un completo spa con sauna húmedo y seco; sala de relax, gimnasio con máquinas de última generación y sesiones de masajes descontracturantes y con piedras calientes.

El propio Andrés Stangalini, uno de los dueños, nos contó más bondades del Hotel Postal: "Hace unos meses reabrimos Estilo Postal, el restaurante que rápidamente se convirtió en un clásico en Chacabuco. Ofrecemos un servicio exclusivo tanto para los huéspedes, como para cualquiera que desee disfrutar de una exquisita cena".

hotel postal bar.jpg
Un dato que da cuenta de las comodidades que ofrece el Hotel Spa es que varias de las delegaciones de equipos de fútbol que deben enfrentar a Sarmiento en Junín lo eligen para concentrarse previo al partido.

Cuenta con 6 suites, otras 6 especiales con cama twin y 12 habitaciones comunes. Todas con servicio de frigobar, caja de seguridad, LCD con hombre teather y estacionamiento. A su vez, dispone de un cuarto íntegramente equipado para discapacitados.

hotel hostal 3.jpg
Descubrí Chacabuco y no dejen de visitar el Hotel Postal, sin dudas, la mejor opción en la ciudad.