Este domingo 9 de Julio se cumplen 10 años de la última vez que nevó en Buenos Aires, fenómeno que en este siglo solo había ocurrido antes en 1918. ¿Qué tiene que pasar para que vuelva a suceder?
El presidente del Centro Argentino de Meteorólogos, Álvaro Scardilli, enumeró los factores que se dan en este tipo de eventos climáticos. "Lo que tiene que ocurrir es una irrupción de aire frío muy importante. Una masa de aire polar desde el sur. Y una cantidad de humedad en el ambiente para que pueda precipitar", explicó.

"El frío debe abarcar a todas las capas de atmósfera: la temperatura tiene que ser bajo 0 inclusive cerca de la superficie", agregó.

Embed
Esto impide que la nieve "se derrita cuando vaya cayendo". "Así todo -siguió- otras las de características que tiene que haber es la formación del copo de nieve. Esto se tiene que dar en la nube. Y por cristales de hielo, no por agua".

Scardelli afirmó en diálogo con el diario Clarín que estos sucesos son muy especiales en Buenos Aires porque para que vuelve a nevar "tienen que coincidir todos estos factores al mismo tiempo".

Además, añadió, que en las zonas densamente pobladas como la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano ocurre un fenómeno climático llamado "isla de calor". "Se debe a la alta actividad humana que hay y a la superficie de hormigón. Del asfalto, el cual absorbe el calor del sol".

En cuanto a cómo va ser el invierno que ya arrancó, el especialista Mauricio Saldívar pronosticó "un invierno típico, con una leve suba de la temperatura y con un valor de precipitaciones dentro de lo normal".

nevada buenos aires.JPG
El 9 de Julio de 2007 nevó en Buenos Aires<br>
El 9 de Julio de 2007 nevó en Buenos Aires
Saldívar también explicó que este "ligero aumento de la temperatura" no impediría que vuelve a nevar. "Son fenómenos distintos. Si se dan todos esos factores, vuelve a nevar".

Sobre los cambios abruptos de temperatura de las últimas semanas, Scardilli detalló: "Hubo un ingreso fuerte del frente frío desde el sector sur. Y luego hubo una rotación del ingreso del sector norte, en combinación con un cielo despejado. Entonces hubo mayor radiación y un aumento de temperatura y humedad".

En todo caso, los dos expertos alertaron sobre el cambio climático y cómo afectará a Buenos Aires. "Si no se reduce la emisión actual de dióxido de carbono a la atmósfera, hacia fin de siglo los veranos de Buenos Aires serán parecidos a los de Fortaleza en Brasil", acotó Saldívar.