Se trata de Cinthya Benedetti, la oficial de policía que asesinó de dos tiros, en plena calle, a su compañero, el agente Franco Piqueras, y luego se suicidó de un disparo en la cabeza. Tenía antecedentes de violencia.

Una foto en Facebook habría sido el motivo que desencadenó la tragedia. Al menos esa es la hipótesis más fuerte que tienen los investigadores, sobre la muerte de los dos agentes de la Policía Tucumana, Franco Piqueiras, de 25 años y Cinthya Benedetti, de 30, que fallecieron el lunes pasado.

Según la información oficial, ese día Piqueiras cambió su imagen de perfil en la red social por una en la que se lo veía sonriente junto a su esposa. El gesto habría enfurecido a Benedetti que, aunque el vínculo entre los dos ya había terminado, fue hasta su casa a reprochárselo.

Foto de Facebook
Discutieron, él se negó a reanudar la relación y cuando quiso darse vuelta para abrir la puerta escuchó el grito que anunciaba el final. "¡No me des la espalda!". Lo siguiente que se escuchó fueron tres detonaciones. Le pegó dos balazos y después, se pegó ella misma un tiro en la cabeza. Los dos murieron en el acto.

Benedetti había tenido varios problemas con parejas anteriores. Todos policías. Hace tres años la mujer policía fue denunciada por primera vez. Lo hizo una ex pareja por amenazarlo de muerte después de que él decidiera terminar con la relación, según informaron los investigadores.
Franco Piqueiras

Pero no fue la última. Los episodios violentos de Benedetti se sumaron, una vez fue trasladada de seccional por una pelea con una compañera por un hombre. Finalmente, en el 2014, otro ex novio la denunció por amenazas. Tuvo una licencia pero, en cuanto le devolvieron su arma reglamentaria, habría abandonado su tratamiento psicológico y nadie le habría hecho un seguimiento.