La autopsia al cuerpo de la adolescente de 16 años, que fue encontrado en un descampado de Lomas de Zamora, indica que la menor murió por sofocación. Sufrió lesiones cortantes y contusas en el rostro y el resto de la cabeza. Peritos estimaron la data de muerte entre 24 y 48 horas.

La adolescente Anahí Benítez, quien estaba desaparecida desde el sábado último en la localidad bonaerense de Parque Barón, fue hallada hoy asesinada y enterrada en la Reserva Natural Municipal Santa Catalina, del partido de Lomas de Zamora, a pocas cuadras de su casa.

De acuerdo a la autopsia practicada esta noche en la morgue judicial de Lomas de Zamora, murió por sofocamiento y su cuerpo no presentaba signos de haber sido abusada sexualmente ni haber estado cautiva antes de ser asesinada, precisó a Télam una fuente judicial.

Embed


Respecto a la fecha de la muerte, los forenses estimaron que se pudo haber producido hace 24 o 48 horas, no obstante se esperan otros estudios de peritos respecto al clima y las condiciones en que fue encontrado el cadáver porque el haber permanecido bajo tierra a bajas temperaturas pudo haber retrasado el proceso de putrefacción.

El cadáver, desnudo con lesiones cortantes y contusas en el rostro y el resto de la cabeza, fue hallado este mediodía en ese predio de 730 hectáreas que la Policía rastrillaba desde la víspera con perros adiestrados en busca de Anahí (16), ya que esa zona fue donde se activó la antena de su celular el día que fue vista por última vez.

En principio, había dudas sobre si se trataba de la joven, pero había otras dos características que coincidían con las de Anahí: el cadáver era el de una joven de 1,70 metros y tenía dos aros colocados como los que usaba la chica.

Posteriormente, la confirmación llegó con la identificación del cuerpo por parte de la madre, Silvia Pérez, y de su hermano, Adrián Benítez, y de la toma de las huellas dactilares a la víctima por parte de los peritos en la morgue judicial de Lomas de Zamora, indicó a Télam una fuente de la investigación.

Los voceros dijeron que los policías que rastrillaban la zona encontraron el cuerpo porque les llamó la atención un montículo de tierra removida desde hace algunos días y sin pasto, ubicado a unos 200 metros de la estación Santa Catalina del tren Roca que hay en la reserva.

Al aproximarse con los perros al lugar, detectaron la existencia de un cadáver enterrado en un pozo que presumiblemente se cavó con una pala o una herramienta con el propósito de ocultarlo, añadieron las fuentes.