Tras la celebración de la Navidad, el Sumo Pontífice rezó por los cristianos "discriminados" a causa de su testimonio del Evangelio en el Angelus de la fiesta de San Esteban.
El papa Francisco exigió este jueves que se garantice la libertad religiosa en todos los países y rezó por los cristianos "discriminados" a causa de su  testimonio del Evangelio en el Angelus de la fiesta de San Esteban, el primer mártir de la historia de la Iglesia.

Francisco expresó que en países donde "la libertad religiosa no está aún garantizada o no está en los hechos plenamente realizada", existen casos de "países y ambientes" que en teoría "tutelan la libertad y los derechos humanos, pero donde de hecho los creyentes, especialmente los cristianos, encuentran limitaciones y discriminaciones".

"Hoy rezamos en modo particular por los cristianos que sufren discriminaciones a causa del testimonio hecho a Cristo y al Evangelio", afirmó el Sumo Pontífice.

Francisco sostuvo que están "cerca de estos hermanos y hermanas que, como San Esteban, son acusados injustamente y son objeto de violencia de variado tipo". Luego agregó que "esto sucede especialmente donde la libertad religiosa no está aún garantizada o no está plenamente realizada".

"Para el cristiano esto no es sorprendente porque Jesús lo preanunció como ocasión propicia para dar testimonio. Sin embargo, sobre el plano civil, la injusticia es denunciada y eliminada", concluyó.