La diputada del PRO que fue furor por el discurso anti-etiquetado de alimentos: defendió el marketing empresarial

Se trata de Carmen Polledo, quien alegó el derecho a la libertad de expresión para que las empresas puedan manipular menores de edad en pos de vender sus productos ultraprocesados.

Uno de los discursos en contra de la Ley sobre Etiquetado Frontal de Alimentos, que fue aprobada en Diputados con 200 votos positivos, 22 en contra y 16 abstenciones, se viralizó en Twitter por sus argumentos.

Carmen Polledo, del PRO- CABA, aseguró que el artículo que prohíbe la publicidad, promoción y patrocinio hacia menores de edad en los alimentos y bebidas con al menos un sello de advertencia es una violación al derecho de libertad de expresión. Es decir que valoró a las estrategias de marketing por encima del derecho a la información y del derecho a la salud.

ley de etiquetado carmen polledo

Publicidad vs. salud

"Cuando se los castiga con al menos un sello se prohibe toda forma de marketing, publicidad y hasta la donación de alimentos. No se pueden donar alimentos que tengan un octógono. En un país con semejantes porcentajes de pobreza no se va a poder donar estos alimentos", afirmó.

Esta opinión va en contra de la evidencia científica que arroja que en Argentina 4 de cada 10 niñas, niños y adolescentes (un 41 por ciento) de entre 5 y 17 años tienen problemas vinculados al sobrepeso, según la Segunda Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS2). Bajo su perspectiva, la pobreza condena a los niños y adultos de menores recursos a aceptar alimentos altos en nutrientes críticos y de escaso valor nutricional por el solo hecho de no poder elegir, y que entonces terminan afectando su nutrición y salud.

La diputada continuó: "Debemos tener cuidado con las prohibiones y la proliferacion de herramientas de control social porque es un camino peligroso. Quieres promueven esta ley se estan olvidando que la publicidad es una consecuencia de la libertad de expresión. Las prohibiciones de hacer publicidad son censura previa y están en colisión con las garantias individuales protegidas por nuestras Constitución Nacional".

Esta prohibición ya se incorporó en las leyes de etiquetado de Chile y México, modelo que fue avalado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y Unicef.

Derecho a la acumulación vs. derecho a la información

Teniendo en cuenta las definiciones de marketing, éste no debería ser considerado como un derecho a la expresión sino más bien de comercialización, en tanto el objetivo es beneficiar la rentabilidad de la empresa afianzando su relación con el consumir. Según la American Marketing Association, el marketing "es el proceso de planeamiento y ejecución de la concepción, precio, promoción y distribución de ideas, productos y servicios para crear intercambios que satisfagan las expectativas de los individuos y organizaciones". En tanto, el Instituto de Marketing de Londres pone el acento en la rentabilidad: “La función de Marketing es la encargada de identificar, prever y satisfacer la demanda del cliente de manera rentable”.

Se podría argumentar, además, que el beneficiario de la libertad de expresión, incluso en el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos, es la persona en tanto individuo, y no una empresa bajo el disfraz de una estrategia racionalizada de marketing. En la Constitución Nacional este derecho es gozado por los "habitantes".

etiquetado alimentos

Alimentación como Derecho Humano

Más allá de las discusiones semánticas y conceptuales, lo que aporta la ley es un paso más hacia la toma de decisiones concientes que impatan en la salud. Es decir que, teniendo en cuenta el déficit alimentario de la población, las políticas públicas deben considerar que la alimentación es un Derecho Humano básico y universal incorporado en la Constitución con la Reforma del año 1994 y reconocido anteriormente en diferentes Tratados, Pactos y Convenciones Internacionales en los que Argentina suscribió.

Por último, Polledo también argumentó: “Nadie tiene derecho o está habilitado para modificar o dirigir compulsivamente los hábitos de los demás". Esta afirmación bien puede caberle a la responsabilidad de las empresas alimenticiasque incorporan mensajes en sus productos en pos de manipular la conducta de los consumidores.

Como explicó en minutouno.com Andrea Graciano, Docente de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Universidad de Buenos Aires y Licenciada en Nutrición "muchas veces la industria incorpora mensajes, claims o por ejemplo, informaciones que dicen que es bajo en azúcares o rico en vitaminas, y la gente lo compra porque lee eso en el envase y además ve la imagen de una fruta, por ejemplo"."En realidad en la etiqueta aclara (en letras muy pequeñas) que ese producto tiene un 10 por ciento de jugo de frutas naturales. En esa información la gente no repara porque lo que predomina en la etiqueta es la imagen de la fruta, por citar un caso", agregó.

niños.jpg
Foto: Twitter @flatlinedreww.

Foto: Twitter @flatlinedreww.

Qué dice la Ley sobre la publicidad y las infancias

- En caso de contener cafeína, el envase debe contener una leyenda precautoria inmediatamente por debajo de los sellos de advertencia con la leyenda: "Contiene cafeína. Evitar en niños/as".

- Se prohíbe toda forma de publicidad, promoción y patrocinio de los alimentos y bebidas analcohólicas envasados con al menos un sello de advertencia que esté dirigida especialmente a niños, niñas y adolescentes.

- Se prohíbe incluir personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas o mascotas, elementos interactivos, la entrega o promesa de entrega de obsequios, premios, regalos, accesorios, adhesivos, juegos, descargas digitales, o cualquier otro elemento, como así también la participación o promesa de participación en concursos, juegos, eventos deportivos, musicales, teatrales o culturales.

- Se prohíbe la promoción o entrega a título gratuito para este tipo de alimentos.

Embed

Temas

Dejá tu comentario