Caruso, el hombre de la fórmula ganadora

Motivador: persona “que mueve o tiene eficacia o virtud para mover”. Así define la Real Academia Española una palabra que está muy de moda en el fútbol nuestro de cada día. Aunque en nuestro mundo local habría que adicionarle un nombre: Ricardo Daniel Caruso Lombardi, el hombre que tiene la fórmula del éxito.

Temperley, Defensores de Belgrano, Estudiantes, El Porvenir, Italiano, Tigre, All Boys, y Platense fueron la plataforma de Caruso para dar el gran salto a Argentinos Juniors, apadrinado por Diego Armando Maradona. Está claro: se curtió con paradas complicadas y equipos de hinchadas difíciles.

Se hizo desde abajo, sabe lo que es pelear no sólo torneos sino también permanencias. Un hombre fuerte del Ascenso que hizo pie ancho en Primera ahora promete con quedarse para siempre en el fútbol grande argentino. 

Quizás su mayor logro haya sido el ascenso directo a la Primera B Nacional con Tigre, tras ganar los dos torneos. Incluso, el plantel de Diego Cagna que hoy le está dando tantas satisfacciones a la gente de Victoria es producto de la mano del Gran Caruso.

Ahora, parece que el entrenador encontró la fórmula para complicarle la vida a los grandes. A Boca lo tiene de hijo: de tres choques, ganó dos y empató uno. Y se dio el gran gusto de hacerle morder el polvo al equipo de Russo dos veces en un mismo torneo. Es que en este Apertura, lo enfrentó sentado en dos bancos de suplentes distintos. Primero con Argentinos Juniors en la segunda fecha (3-2) y luego en su debut de ayer con Newell´s (1-0).

Pero no sólo complica a Boca. En el Estadio Diego Armando Maradona, a River le ganó 2 a 1 en el Clausura pasado, dando vuelta un encuentro que había empezado favorable para el equipo de Daniel Passarella.

Agarré Newell's porque estoy loco”, dijo minutos después de asumir en el equipo rosarino. Ricardo Caruso Lombardi llegaba a un equipo sin alma, golpeado y complicado por el descenso. Además, había caído en el clásico ante Central en su propia cancha y con dos hombres más. ¿Algo más? Sí. Estaba en zona de descenso directo. Sin embargo, cinco días fueron necesarios para hacerle un lifting al equipo. Un lavado de rostro, muchas palabras para levantar un ánimo por el piso y a la cancha a enfrentar a Boca. ¿El resultado? Debut soñado para el porteño que en Rosario se mueve como pez en el agua.

Muchos lo catalogan como “vende humo”, frase despectiva si las hay en el ambiente del fútbol. Pero el DT responde con resultados. Parece que Ricardo Caruso Lombardi tiene la fórmula ganadora

Dejá tu comentario