Quilmes derrotó a Racing y hundió a Independiente

Deportes

En el partido de la discordia, el Cervecero venció 1 a 0 como local a la Academia, que con su derrota aseguró que el Rojo se mantenga en zona de descenso aunque le gane a Estudiantes.

Racing Club complicó indirectamente a Independiente al caer 1 a 0 ante Quilmes como visitante, en un encuentro repleto de polémicas y suspicacias que abrió la 16° fecha del Torneo Final. El único tanto del partido lo marcó Martín Cauteruccio.

      Embed

Durante las últimas semanas (y también los últimos meses), todas las miradas se pusieron en este cruce, sabiendo que el Cervecero sería un rival directo del Rojo en su lucha por no descender, hecho que alegraría y mucho a la parcialidad racinguista.

Por eso, muchas suspicacias surgieron en torno a este encuentro que, para peor, tuvo desde el comienzo mismo un vuelvo en favor del local. No se habían cumplido los 10 minutos de juego cuando Fernando Elizari habilitó a Cauteruccio, que con un rasante remate venció la resistencia de Sebastián Saja y puso el 1 a 0.

La Academia, golpeado, no amagó ni siquiera con un atisbo de reacción, y seguramente mucho tuvo que ver el particular y conservador planteo que propusó Luis Zubeldía, quien decidió no poner ningún delantero en la formación titular de la Academia.

Así, con Luis Fariña y Ricardo Centurión como hombres más ofensivos, Racing tuvo el balón pero mostró un claro déficit de tres cuartos de cancha en adelante, hecho que le facilitó y mucho la tarea al local para cuidar la ventaja en ese primer tiempo.

Además, la velocidad de Cristian Menéndez y Elizari, sumado a la siempre peligrosa presencia de Cauteruccio, pudieron haber aumentado la cuenta durante los primeros 45 minutos, pero Racing pudo limitarse a no recibir más goles y logró irse al descanso con la mínima diferencia en su contra.

Sin embargo, y pese a que en la segunda mitad entraron Javier Cámpora y Martín Pérez Guedes y Racing tuvo más dominio del balón y también profundidad, las cosas no cambiaron demasiado.

Cauteruccio tuvo una chance a los 12 minutos para liquidar el partido, cuando entró por izquierda y sacó un potente remate de zurda que se fue cerca del arco defendido por Saja, pero la Academia tenía todavía una vida más.

Y estuvo muy cerca de aprovecharla a los 21, en la más clara del partido. Cámpora recibió en la puerta del área y probó con un remate que obligó a una buena reacción de Emanuel Trípodi para despejar el balón, que sin embargo le quedó a Bruno Zuculini, pero otra magistral intervención del arquero impidió nuevamente la posibilidad del empate.

Parecía que, si no había entrado ésa, no entraría ninguna más. Y así fue. Racing siguió yendo pero fue un cúmulo de imprecisiones y el Cervecero no pasó mayores sobresaltos para coronar un triunfo que lo deja a un pasito de firmar la definitiva estadía en Primera División.

Para la Academia fue otro paso en falso que no hace más que confirmar el mal momento futbolístico de un equipo que nunca encontró el rumbo. 

Sin embargo, y aunque cueste creerlo, algunos hinchas quedaron contentos pese a la caída, porque de esta forma Independiente, el rival de toda la vida, se asegura mantenerse en zona de descenso aunque obtenga un triunfo, por lo que fue una noche de contrastes para un Racing que parece depender sólo de tristezas ajenas.

      Embed

Dejá tu comentario