Preocupación: solo el 10 por ciento de las empresas tratan adecuadamente sus residuos peligrosos

El dato se desprende de un estudio presentado por la Universidad Nacional de Rosario y la Universidad de Buenos Aires. Se generan 32 millones de toneladas anuales de este tipo de basura industrial.

Un total de 32 millones de toneladas de residuos industriales especiales y peligrosos se generan por año y sólo el 10 por ciento de las empresas los tratan de manera adecuada. Los principales generadores de residuos lo lideran las industrias manufactureras (bebidas, detergentes, sustancias químicas, vehículos, plásticos), seguidas por petroleras y mineras. En tercer lugar se encuentran las de suministro de aguas y cloacas.

El dato preocupa debido al contexto de reactivación económica post pandemia ya que, con el fin de generar dólares: el proyecto de Ley de Hidrocarburos, la posibilidad de exploración petrolera en la costa atlántica, y el Plan Estratégico para el Desarrollo Minero Argentino (Pedma) para aumentar las exportaciones.

Los datos surgen de un estudio de la Dirección de Sustentabilidad de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA y el Observatorio de la UNR de acuerdo a los meses de 2021. Las empresas indicaron que las tres principales causas para la incorrecta gestión es la falta de control y sanción por parte del Estado, la falta de conciencia ambiental y la competencia desleal en el sector de los generadores de residuos, ya que al disponerlos de manera ilegal descargan este costo en la sociedad.

La apertura de la economía y la reactivación de determinadas industrias impactó de manera directa en la gestión de residuos. El estimado de empresas activas generadoras de residuos industriales, especiales y peligrosos es de 255.000 mientras que solo 26.900 contratan tratamiento de residuos industriales, especiales y peligrosos.

En Argentina existen 121 plantas de tratamiento de residuos, en donde se tratan 3.2 millones de toneladas anuales sobre el total de 32 millones generadas.

"En términos económicos, el correcto tratamiento de residuos conlleva beneficios que se distribuyen socialmente en mejoras de bienestar y calidad de vida. Si los controles fallan, se amplía el margen para comportamientos oportunistas por parte de los generadores de residuos, lo que se traduce en actividades para deshacerse de los residuos de forma clandestina y así, disminuir costos" destacó Matías De Bueno, Director del Observatorio Ambiental de la UNR.

A raíz del impacto de la pandemia uno de los sectores de mayor crecimiento en materia de generación de residuos fue el de la salud, ya que los patógenos crecieron más de 30%, lo que implicó un volumen de total de 80.000 toneladas que el sector de tratamiento pudo absorber para que no colapse el sistema sanitario.

residuos .jpeg

"Los números son alarmantes"

En relación con la búsqueda de la solución, Claudia Kalinec, Presidenta de la Cámara Argentina de Tratadores y Transportistas de Residuos Industriales y Especiales (CATRIES) afirmó: "Creemos que es necesaria una mayor fiscalización, integral y estratégica. Tenemos que trabajar en forma conjunta sector público y privado para generar conciencia, no solo en el ambiente empresario, sino en la sociedad en general sobre el daño que produce el vuelco informal de los residuos”.

El sector de industria del tratamiento emplea alrededor de 4.000 personas de manera directa y más del doble indirectamente. “Los números son alarmantes y es necesario empezar a revertir la situación actual. Es preciso que todos los actores involucrados tomen conciencia del desafío ambiental y del enorme daño que están generando al no tratar adecuadamente este tipo de residuos. Esto tiene solución hoy, es posible hacerlo, comenzar con un diagnóstico como el que nos dan las Universidades es el primer paso” concluye Gustavo Solari, presidente de la Cámara Argentina de Industrias de Tratamiento para la Protección Ambiental (CAITPA).

Dejá tu comentario