Gran Hermano: la Tora hizo la espontánea

Espectáculos

La participante, que ganó el juego del líder y podría ser sancionada por Gran Hermano, fue quien realizó la nominación espontánea esta semana.

Lucila "La Tora", una de las participantes más polémicas de los últimos días de la casa de Gran Hermano, y quien podría ser sancionada este miércoles, realizó la nominación espontánea antes de convertirse en la líder de la semana.

Cuando todos esperaban que Santiago del Moro revelara qué sanción recaerá sobre la participante por incumplir una de las reglas del reality, sorprendió al contar que esa misma concursante había realizado la nominación espontánea.

"Hay sanción", advirtió Gran Hermano a través del comunicado que leyó Del Moro el lunes en el final del debate, con la promesa de que este martes se develaba la decisión. Sin embargo, la misma quedó pendiente para este miércoles, que hay gala de nominación.

La infracción consistió en que "la Tora" se acercó a Juan y le habló al oído sin micrófono, lo que va contra las reglas. El momento se volvió viral en las redes sociales y no pasó desapercibido por los productores del reality.

Como para sumar condimentos, Lucila se convirtió este martes en la líder de la semana, por lo que tendrá inmunidad y la posibilidad de salvar a uno de los compañeros que vayan a placa.

Qué es la nominación espontánea

La espontánea puede realizarla el primer participante que pida su uso en el confesionario. El concursante que la efectúa otorga 3 y 2 votos, en lugar de 2 y 1, a los respectivos nominados.

Si bien no parece mucho, un solo punto puede hacer la diferencia a la hora de armar una placa de nominados.

Qué diferencia hay entre la espontánea y la fulminante

La diferencia con la nominación fulminante es que importa cuántos votos en total acumule la persona que la reciba, ya que irá directamente a placa.

Aunque parece un arma potente dentro de la casa, en caso de que el destinatario de esta medida también reciba un buen número de votos de parte del resto de sus compañeros, no hace la diferencia. Por el contrario, queda desperdiciada la jugada.

Embed

Dejá tu comentario