Secretos del orgasmo femenino

¿Cómo hacer para disfrutar, pasarla bien y alcanzarlo en una relación?

Si bien la mujer tiene el poder de simular, de fingir, algo tan íntimo como es el orgasmo, la realidad me muestra que la mayoría de las veces el no alcanzarlo las pone mal a muchas de ellas. De hecho, el problema de no poder llegar al orgasmo, la anorgasmia, es la primera inquietud expuesta por mujeres en mi consultorio.

Dentro de la anorgasmia, existen dos grandes tipos. Por un lado están las "primarias", aquellas que la mujer tiene desde el comienzo de su vida sexual activa; y las "secundarias", que son las que aparecen luego de un tiempo más o menos prolongado de buen funcionamiento sexual, que pueden ser muy diversas: falta de conocimiento acerca de su propio cuerpo y de su funcionamiento, problemas de pareja, depresión, educación rígida, etc.

Lo importante, es hacer un buen diagnóstico que conduzca a un tratamiento adecuado.

El buscado orgasmo

En un capítulo de la serie estadounidense "Desperate Housewives", Marcia Cross (Bree), después de muchos años tiene un orgasmo real y se asusta porque cree que tiene algo malo. Es decir, hasta ese momento de su vida no había experimentado un verdadero orgasmo. Si bien este caso aparece en ficcón, ihoy veo en la consulta muchas mujeres adultas, activamente sexuales, que nunca han experimentado un orgasmo.

El orgasmo femenino no es algo que viene de fábrica o que es indispensable para la reproducción como el masculino. Sino que es algo que la mujer aprende y no todas tienen ni la información ni la oportunidad de hacerlo. Es por eso que en la pareja, la comunicación es una herramienta esencial para solucionar cualquier problema sexual.

Verónica (32 años), me decía: "Fingí el orgasmo durante muchos años porque tenía miedo que mi pareja me dejara. No me importaba sacrificar mi placer, si gracias a eso no destruía mi relación. Un día, cansada de cómo me sentía, le dije a mi pareja que nunca había llegado al orgasmo y juntos, ayudados por un profesional, empezamos a trabajar en el asunto".

El temor al abandono, el sentirse menoscabada en su sexualidad, la falta de comunicación con la pareja, la vergüenza, el miedo a la violencia, el sentirse anormal, y el creer que es la única mujer en el mundo a la que le pasa esto son algunas de las principales causas que las llevan a fingir el orgasmo.

Lo cierto es que el tema, que las mujeres puedan simular el clímax sexual, preocupa a los hombres. El varón tiene la fantasía de que es el hacedor y el responsable del orgasmo femenino. Cuando, en realidad, cada uno es el dueño de su propio orgasmo. Pero, con esta idea preconcebida del súper macho, el hombre se siente presionado a lograr que ella tenga su orgasmo y si no ocurre, lo siente como una afrenta a su machismo.

Enemigos del placer

En la época de la mediatización de la vida y de la invasión a la intimidad, el mito que se puso a la cabeza de todos es el del rendimiento. Para los hombres, mientras más, mejor. Para ellas, la multiorgasmia como algo obligatorio. Ese es el modelo que los medios de comunicación, intentan imponer a varones y mujeres. Pero la realidad, es otra. La multiorgasmia es una posibilidad más, si ocurre bien, si no ocurre también.

Si la mujer tiene un orgasmo y se siente satisfecha, el exigirse mas, solamente logrará que se frustre. No se pueden tener orgasmos de manera voluntaria, es un reflejo en respuesta a estímulos; si los estímulos son los adecuados la respuesta se presenta. Pero si en lugar de disfrutar de los estímulos la mujer está auto-observándose y tratando de controlar sus propias reacciones, lo más probable es que no le ocurra nada.

Lic. Diana M. Resnicoff
Psicóloga clínica. Sexóloga clínica.
TE: (54-11)4831-2910
E-mail: dresni@gmail.com
Página Web: www.e-sexualidad.com

Temas

Dejá tu comentario