Confirman que con una dosis de la vacuna se tiene una respuesta "muy robusta" contra el coronavirus

Mundo

Una vez cursado un cuadro de Covid-19 y de haber recibido el esquema completo de la vacuna el cuerpo estaría en condiciones de generar una respuesta robusta.

Dos estudios recientes arrojaron como conclusión que las personas que recibieron al menos una dosis de la vacuna contra el Covid-19 tuvieron una respuesta "muy robusta" ante una nueva infección del coronavirus.

La viróloga argentina Andrea Gamarnik compartió este viernes un artículo del New York Times en el que constan las conclusiones de dos estudios separados sobre la duración de la inmunidad ante el coronavirus por parte de quienes recibieron al menos una dosis de la vacuna y luego cursaron un cuadro de Covid-19.

"Covid-19: personas que se infectaron y recibieron una dosis de vacuna tienen una respuesta muy robusta. Se propone que no necesitarían una segunda dosis. Eso vimos en nuestro trabajo con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación y el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, ahora lo confirman en otros países", escribió Gamarnik en Twitter.

https://twitter.com/GamarnikLab/status/1398241795155410946

Los equipos de ambos estudios citados por The New York Times concluyeron que la mayoría de las personas que cursaron el Covid-19 y luego fueron vacunados contra el nuevo coronavirus no necesitarán refuerzos tras completar el esquema.

En cambio, es probable que quienes hayan recibido la vacuna contra el coronavirus pero nunca se lo hayan contagiado necesiten nuevas dosis, y lo mismo ocurrirán con las personas que no hayan logrado una "respuesta robusta" de su sistema inmunológico.

Uno de los informes fue publicado en la revista Nature el lunes pasado, y ahí consta que las personas que estuvieron expuestas al coronavirus hace alrededor de un año tienen en sus médulas óseas células que retuvieron una "memoria" del virus, y que por lo tanto pueden producir anticuerpos de ser necesario.

El otro informe fue publicado online en BioRxiv, un sitio especializado en investigación biológica, y también apuntó a las células "archivadas" en la médula ósea, a las que llamaron "células de memoria B".

Camas de terapia intensiva Coronavirus.jpg

En el estudio publicado en BioRxiv consta que las células de memoria B maduran y se vuelven más fuertes a lo largo de 12 meses a partir de la infección inicial. Superado el cuadro de Covid-19, el sistema inmunológico de la persona comienza a preparar sus defensas para una próxima "invasión".

Uno de los inmunólogos que condujo este estudio, Michel Nussenzweig, de la Universidad Rockefeller en Nueva York, explicó que "la gente que se infectó y fue vacunada tiene una respuesta estupenda (al nuevo coronavirus), unos anticuerpos maravillosos, porque (sus céluas) siguen haciendo evolucionar sus anticuerpos".

Así, las células "de memoria B" producidas en respuesta a la infección por SARS CoV 2 y reforzadas con la vacunación son tan potentes que pueden frustrar la acción de nuevas variantes de este coronavirus, lo que descarta la posibilidad de que las vacunas que se aplican por estos días se vuelvan obsoletas en apenas meses producto de la aparición de otras cepas.

La conclusión de Nussenzweig y sus colegas puede no aplicar a las personas que no tuvieron Covid-19 antes de vacunarse porque en ese caso la respuesta del sistema inmunológico se organiza de otro modo: en esos casos sí podría hacer falta una dosis de refuerzo.

Dejá tu comentario