Pedro Sánchez en su visita a Benjamín Netanyahu: "Sin acuerdo político, la violencia nunca terminará"

Mundo

El presidente del Gobierno español llegó a Israel este jueves y señaló que, si bien Israel "tiene derecho" a defenderse de los ataques de Hamas, tiene que atenerse al derecho internacional humanitario.

Pedro Sánchez viajó este jueves a Israel para reunirse con el primer ministro Benjamín Netanyahu, a quien le recordó la experiencia de España en la lucha contra el terrorismo en tiempos del Euskadi Ta Askatasuna (ETA), la organización separatista vasca que estuvo activa casi seis décadas.

En una reunión que mantuvo con Netanyahu, el jefe del Ejecutivo español indicó -sin mencionar específicamente a ETA- que su país "ha sufrido terriblemente durante décadas a causa del terrorismo", por lo que comprende y "comparte el dolor" y "la tristeza" de Israel.

Sin embargo, insistió en que, si bien Israel "tiene derecho" a defenderse de los ataques de Hamas, tiene que atenerse al derecho internacional humanitario.

"Porque también lo sufrimos en España, estoy convencido de que el terrorismo no puede ser erradicado exclusivamente" a través del uso de las armas, señaló Sánchez al abogar por un acuerdo político.

Según informó la agencia de noticias Europa Press, Sánchez volvió a apoyar la implementación de la solución de dos Estados, una posición que ya había adelantado en su discurso de investidura el viernes pasado en Madrid, cuando aseguró que trabajaría en España y en Europa por el reconocimiento del Estado palestino.

El titular del Gobierno español viajó a Israel con el primer ministro de Bélgica, Alexander de Croo, con quien también visitará tierra palestina. Pero en su primer tramo del viaje Sánchez consideró que la solución de los dos Estados, el de Israel y Palestina, es una perspectiva "seria y creíble" para lograr la paz en estos territorios, y debe hacerse según la resolución de Naciones Unidas, que incluye la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este como parte del Estado de Palestina.

"Sin un acuerdo político, habrá de nuevo un ciclo de violencia que nunca termina", alertó el presidente de España al recalcar que, precisamente, "trabajar por la paz" va en favor del "interés" de Israel.

Durante su intervención, también expresó su esperanza de que sean liberados los 240 rehenes secuestrados por Hamas el 7 de octubre pasado, entre los que se hallan una veintena de argentinos.

El político español expresó su deseo de que la "catástrofe humanitaria" en la Franja de Gaza sea atajada y que los civiles sean protegidos "a toda costa".

También pidió que la ayuda humanitaria entre "inmediatamente" a Gaza, y de forma regular, y defendió el establecimiento de un alto el fuego.

Al respecto, Netanyahu aseguró que Israel está "completamente comprometido" con el derecho internacional humanitario, aunque remarcó que para sus contrincantes todos, incluidos civiles, "son objetivos".

A su vez, denunció que los combatientes de Hamas usan a civiles como escudo humano, por ejemplo en corredores humanitarios, que, dice, Israel ayudó a establecer y mantiene.

"Cuando intentaron salir, Hamas los dejó en el punto de mira, porque a Hamas no le importa que sus civiles sean asesinados", afirmó.

Además, dijo que hay alrededor de 150 o 200 convoyes humanitarios que van a llevar ayuda a la zona, antes de lamentar la falta de colaboración de la ONU y las ONG internacionales.

Netanyahu acusó además a Hamas de ser "un enemigo especialmente cruel e inhumano" que "lucha para eliminar al Estado judío" primero y a Occidente en su conjunto después.

También señaló al movimiento palestino de formar parte de un "corpus terrorista" junto a "Irán, Hezbollah y los hutíes" de Yemen, a quienes acusó de ser "los nuevos nazis".

"Si salen victoriosos de aquí, van a ir a Europa y después a otro lugar y si piensan que estoy exagerando, no lo estoy", advirtió.

"Odian nuestra civilización libre y quieren destruirla, tienen una ideología que es una locura", señaló Netanyahu.

Sánchez y De Croo también visitaron el kibutz Beeri, ubicado a menos de tres kilómetros de la Franja de Gaza y uno de los atacados el 7 de octubre por Hamas. Allí, se contabilizaron 75 muertos, mientras que otras 27 personas siguen desaparecidas y se cree que forman parte de las secuestradas.

El jefe de Gobierno español lamentó el "dolor injustificado y la destrucción" provocados por Hamas y afirmó que sus responsables deberán de rendir cuentas.

"Tenemos que rechazarlo, condenarlo y que unirnos todos para que esta situación no vuelva a producirse" y que "aquellos que hayan perpetrado este atentado terrorista comparezcan ante la justicia y rindan cuentas por todo lo que han hecho", dijo Sánchez.

Sánchez resaltó que Beeri era una explotación agrícola en la que vivía gente trabajadora y que "incluso ansía la paz", pero "ahora lo único que podemos ver son las consecuencias de todo este dolor absolutamente injustificado y que solamente tiene un fin, que es la destrucción".

Embed

Dejá tu comentario