El gato más gordo del mundo lucha por recuperar su salud

Mundo

Skinny padece obesidad y temen por su vida. Necesita una nueva familia que lo ponga a dieta urgente.

El gato Skinny llegó esta semana al Refugio de Animales de Richardson, en Texas, donde recibió un diagnóstico poco alentador: es obeso y necesita hacer dieta urgente.

Paradójicamente, el nombre de Skinny significa delgado al punto de ser piel y huesos, pero este gato de cinco años pesa más de 18 kilos, como lo mostró un Blog del Dallas News de Texas.

Skinny, a quien también apodan Garfield en honor al gato de caricatura amante de la lasaña, tiene un sobrepeso de 11 kilos, según los especialistas del refugio.

"Es un gato dulce y amoroso, pero es el más gordo que vi en mi vida", convino la coordinadora del centro, Noura Jammal.

Por ahora, la dieta de Skinny es urgente porque el animal es incapaz de caminar más que unos poco pasos sin cansarse y necesita la ayuda de humanos para acicalarse, ya que no puede retorcerse para lamer su pelaje como el resto de sus hermanos de especie.

A pesar de su tamaño, Skinny no entrará al Libro Guinness de los Records como el gato más gordo del mundo porque los organizadores del certamen dieron de baja la categoría para evitar que los dueños de mascotas provocaran la obesidad de sus animales.

Temas

Dejá tu comentario