-

-

Cristina vicepresidenta, un caso único en la historia argentina

18 de mayo de 2019

La actual senadora lanzó su candidatura con Alberto Fernández en el cargo ejecutivo que ella supo ocupar durante dos mandatos. ¿Renunciamiento o estrategia política? El historiador Hernán Brienza lo explica.

Cristina Kirchner anunció su candidatura a la vicepresidencia y es la primera vez que se le da tanta importancia a la definición de ese cargo porque, con el antecedente de haber ejercido el máximo cargo en dos oportunidades, no se esperaba que bajara un escalón en el Ejecutivo.

De hecho, su caso es el primero en la historia argentina, según lo confirmó el historiador Hernán Brienza a minutouno.com. No se registraron fenómenos similares en las presidencias históricas (desde 1862 con Bartolomé Mitre hasta 1880, cuando terminó la de Nicolás Avellaneda), o en los sucesivos mandatos hasta llegar al de Hipólito Yrigoyen en 1916.

"Este es un caso único en la historia argentina en el que una figura central elige salir de la centralidad teniendo la posibilidad de seguir manteniéndola", explicó Brienza, quien resaltó que la falta de flexibilidad "es uno de los defectos que muchos líderes políticos tuvieron" y que "finalmente generaban atascos" en la vida política del país.

Tales fueron los casos de Justo José de Urquiza, o de Julio Argentino Roca, quien "generó un atasco durante una década política, la década del 90 del siglo XIX". Pero el de la ex presidenta no sería un renunciamiento a ocupar de nuevo el sillón de Rivadavia sino "un reacomodamiento político", una suerte de enroque estratégico de piezas de ajedrez.

Alberto Fernández, Néstor Kirchner y Cristina Kirchner
Alberto Fernández, Néstor Kirchner y Cristina Kirchner
Alberto Fernández, Néstor Kirchner y Cristina Kirchner

"Hay una comprensión por parte de Cristina de que es mejor que el candidato no sea ella en primera fila. Hay como un enroque donde se protege a la reina para poner en jaque al rey contrario", explicó Brienza, que no habla de un "renunciamiento" por parte de la ex presidenta porque "cuando sos candidato a vicepresidente no pareciera haber uno".

"El gran renunciamiento fue el de José de San Martín, que se fue a su casa después de Bolívar. Me parece un poco fuerte decir 'renunciamiento' después de San Martín", sintetizó. Tampoco es apropiada la comparación de la fórmula encabezada por Alberto Fernández con la de Héctor Cámpora porque en aquel caso Juan D. Perón estaba proscripto.

"Cristina no está proscripta, ha decidido tomar otro lugar. La verdad es que si Néstor, Cristina y Alberto Fernández eran la mesa chica del kirchnerismo del 2003 al 2008, ¿qué cambia si alteran los órdenes, si finalmente la mesa chica es la misma?", expresó Brienza.

Alberto Fernández con Luis Alberto Spinetta

"Hay un excesivo dramatismo en querer menospreciar a Alberto Fernández cuando en realidad (el justicialismo) se trata de un poder político que tiene acuerdos y disidencias. Me parece que es una operación de subestimación", convino el historiador, para quien que si triunfa la fórmula Fernández - Fernández habrá "un Presidente del Senado de mucha más calidad de la que hemos tenido últimamente".

"Me parece perfecto que dos figuras políticas que se pelearon en 2008 y pasaron diez años peleados tengan la posibilidad de juntarse de nuevo. Si eso no habla de un cambio de clima político en una misma agrupación no sé qué es", sentenció Brienza.

"Hay una novedad en la política que es que aquellos que se pelean pueden religarse", convino, lo que "preanuncia una posibilidad de recuperar relaciones con la sociedad por parte del peronismo y del kirchnerismo".

Temas