CABA, Córdoba y Mendoza retoman las clases presenciales pese que el DNU se lo impide

Política

Aunque todavía no sintió en el nivel contagios el efecto del confinamiento que finalizó hoy, esos tres distritos retoman las clases presenciales contra lo dispuesto por Nación.

A pesar de la muy delicada situación sanitaria que atraviesa el país en medio de la segunda ola de coronavirus Covid-19 y cuando todavía no siente el efecto en el nivel de contagios del confinamiento que terminó este lunes, la ciudad de Buenos Aires y las provincias de Córdoba y Mendoza resolvieron ignorar la disposición del gobierno de Alberto Fernández y retomaron hoy las clases presenciales bajo distintas modalidades.

En Corrientes en cambio, donde estaba en la duda de mantener la virtualidad o reabrir las escuelas, finalmente primó la cautela y seguirán por ahora bajo la modalidad de educación a distancia.

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció la semana pasada el regreso a las aulas solo de los niveles inicial, primaria y de la educación especial mientras que los dos primeros años del secundario retomarán el sistema bimodal que combina presencialidad con virtualidad.

El resto de los estudiantes de la secundaria van a cursar de forma virtual, al igual que las escuelas para adultos, las terciarias y los Centros de Formación Profesional.

El gobernador cordobés Juan Schiaretti, en tanto dispuso que hasta el próximo 11 de junio el nivel inicial, primario y educación especial retomará las clases presenciales, bajo sistema de burbujas que alterna un semana presencial y un virtual.

Coronavirus - Ciudad - Clases - Informe (1).jpg

En tanto, el nivel secundario retoma la presencialidad de la misma forma, con excepción de aquellas localidades o conglomerados urbanos con más de 30.000 habitantes donde se mantendrá la virtualidad.

Las guarderías y salas maternales cordobesas funcionarán normalmente, y la actividad periescolar será sólo de manera virtual.

Por su parte el gobernador cambiemita de Mendoza, Rodolfo Suárez dispuso el reinicio de las clases presenciales aun cuando esa provincia es una de las más afectadas por el impacto de la segunda ola de contagios que atraviesa todo el país.

Frente a la gravedad de la situación y el número elevado de casos por coronavirus, así como la alta ocupación de camas de terapia intensiva, el gobernador correntino Gustavo Valdés dio finalmente marcha atrás con su idea de sumarse a la corta lista de gobernadores díscolos y dispuso continuar con las restricciones impuestas en el último período de aislamiento nacional.

Para hacer caso omiso del DNU firmado por el Presidente, Ciudad, Córdoba y Mendoza se valieron del fallo de la Corte Suprema de Justicia que dio la razón al gobierno de Rodríguez Larreta y que afirmó que cada provincia tiene potestad para definir la modalidad en que se impartirán las clases en su territorio.

Dejá tu comentario