El desafío del PRO: construir una fuerza de alcance nacional

Política

Fuerte en la ciudad de Buenos Aires y con una creciente presencia en otros distritos, al PRO todavía le falta la pata central para sostener cualquier proyecto presidencialista: hacer pie en la provincia de Buenos Aires

El PRO llega a las elecciones del próximo domingo con tantas razones para entusiasmarse en el corto plazo como para preocuparse en el largo. El macrismo no sólo revalidará en las Legislativas su condición como principal fuerza política en la ciudad de Buenos Aires sino que presentará candidatos en una sensiblemente mayor cantidad de distritos que en las Legislativas de 2009. Aunque relegados en los sondeos de opinión la mayoría de estos distritos, no es menos cierto que el PRO ha crecido a nivel nacional en los últimos años.

Sin embargo, la imposibilidad del PRO de hacer pie en el principal distrito electoral del país, la provincia de Buenos Aires, no sólo alcanza para empañar cualquier entusiasmo desmedido sino que pone en entredicho las aspiraciones presidenciales de su líder, Mauricio Macri, quien ya en 2001 eligió "refugiarse" en la Ciudad y bajarse de la carrera presidencial ante la contundencia del respaldo a la reelección de Cristina Fernández que ya se avizoraba.

Así planteado el escenario, las aspiraciones presidenciales de Macri siguen chocando de frente con el carácter meramente vecinal del que no parece no lograr desprenderse la fuerza que lidera. Con peso propio en la ciudad de Buenos Aires, el PRO apenas ha podido hacer pie con fuerza más allá de la avenida General Paz. Sólo en la provincia de Santa Fe y de la mano de un candidato cuyo principal capital parece ser su alto nivel de conocimiento entre el electorado, el PRO ha logrado convertirse en una fuerza de peso.

Relegado en todos los sondeos de opinión en otros distritos clave como Córdoba y Mendoza, el PRO llegará este domingo a las Legislativas sin candidatos propios en provincia de Buenos Aires.

Tras el vencimiento para la presentación de las listas de candidatos el pasado 22 de junio, Macri se esforzó por mostrar al Frente Renovador de Sergio Massa, en cuya lista el macrismo coló unos pocos y relegados candidatos, como la expresión del PRO en Provincia. Más pronto que tarde desde el massismo salieron a despegarse de Macri y terminaron protagonizando un cruce tragicómico en el que unos casi suplicaban por reconocimiento y otros negaban un acuerdo con el PRO con candidatos del PRO dentro de su propia lista de candidatos.

Aunque lejos de la posibilidad de construir un proyecto presidencial de peso por el momento, también es verdad que el macrismo mantendrá su presencia en Diputados y tendrá un bloque propio en el Senado. De la mano de las candidaturas de Gabriela Michetti y Diego Santilli ese espacio contará por primera vez con bloque propio en la Cámara Alta.

Así planteado el escenario, el PRO festejará este domingo un triunfo en la Ciudad, destacará su crecimiento en otros distritos del país, pero mirará de reojo hacia la provincia de Buenos Aires donde deberá trabajar muy fuerte para mantener a flote la candidatura presidencial de Macri.

Dejá tu comentario