Justicia Legítima adhiere a la marcha del #1F contra la Corte Suprema

Política

Se espera una multitudinaria marcha el primero de febrero frente al edificio de Tribunales. Justicia Legítima adhiere.

La marcha convocada para el primero de febrero en la Corte Suprema está sumando cientos de adhesiones y en las últimas horas confirmó su apoyo Justicia Legítima.

El comunicado de Justicia Legítima

La Asociación Civil Justicia Legítima expresa su decidido apoyo a la Marcha #1F que viene organizándose por iniciativa de numerosas personalidades, organizaciones sindicales, de derechos humanos, sociales, feministas, de juristas, de ciudadanes damnificades, con el objetivo de expresar su hartazgo ante una Administración de Justicia degradada hasta límites nunca vistos.

Apoyamos y concurriremos a la Marcha #1F para sumarnos a expresar el repudio popular y peticionar colectivamente a las autoridades la urgente Democratización de la Justicia con perspectiva de género, el fin del Lawfare, la reformulación de la instancia más alta del Poder Judicial, verdadero y último sustento de esas prácticas judiciales cuya gravedad se devela día a día con mayor intensidad.

Nos sumamos a la convocatoria para denunciar en la calle esa gravísima realidad del Poder Judicial que, sin inmutarse ni auto depurarse, mantiene impunes infinidad de aberraciones jurídicas cometidas, muchas de ellas aún en proceso.

El traslado o expulsión ilegal de jueces, las prisiones preventivas ilegales, las causas paralelas, la elección arbitraria de tribunales, los vínculos espurios con los servicios de inteligencia, el espionaje ilegal, las sincronizadas visitas de jueces al anterior presidente Macri, la desvergonzada protección a todo funcionario del anterior gobierno que impide sancionar los numerosos delitos cometidos, los manejos espurios de los cuatro ministros de la Corte, todos hombres, ninguna mujer, que sólo se esfuerzan en incrementar su propio poder, auto votándose, avanzando sobre los otros dos poderes del Estado, permitiendo el generalizado descontrol judicial que protege intereses económicos y mediáticos inconfesables.

Todas esas prácticas cuentan con el apoyo y complicidad de los medios hegemónicos que tratan de ocultar minuciosamente en tanto activos integrantes también del descalabro judicial que la sociedad ha decidido comenzar a reparar este 1º de febrero desde la calle.

Advertimos que no sólo en la convocatoria para marchar a Plaza Lavalle de Buenos Aires hay grandes preparativos y numerosas adhesiones; nuestras filiales de todo el país reportan un masivo estado de preparación y entusiasmo de todos los sectores de la comunidad para expresarse el 1º de febrero en la misma dirección de repudio al sistema 2 de administración de justicia, no sólo nacional, sino de las respectivas jurisdicciones provinciales también en su mayor parte seriamente cuestionadas en su accionar de las mismas características y alcances.

Por ello sostenemos que este 1º de febrero demostrará que, tal como lo sostienen unánimemente las encuestas de opinión, el descrédito judicial es por lejos, el más alto de toda la historia, aproximado hoy a números absolutos, y esa opinión se hará sentir por igual en todo el país.

Destacamos el derecho de la sociedad a expresarse de esta manera, la alegría de que la sociedad se concientice y comprometa y rechace todas las prácticas ilegales de funcionamiento y persecución que hemos denunciado desde Justicia Legítima. Demandamos el fin de este sistema compuesto de masculinidades y misoginia que bloquea el acceso a justicia a Mujeres y Diversidades en un ámbito en el que ni siquiera se implementa la Ley Micaela.

Reclamamos que la Corte de la Nación garantice justicia para todas las personas, defendiendo adecuadamente los derechos y garantías constitucionales de hombres, mujeres y niñes, en especial de los más vulnerables; que defienda los intereses y la soberanía de nuestro país y que no legitime con su silencio prácticas aberrantes violatorias del Estado de Derecho y de la Democracia.

Desde luego que los medios hegemónicos jugarán fuerte, y como buenos integrantes de la tríada del lawfare (medios de comunicación hegemónicos, neoliberalismo y algunos tribunales), tratarán de ocultar, distorsionar, provocar, señalar falsamente responsabilidades en los otros dos poderes del Estado para limitar los alcances de ese masivo rechazo que sin duda ha de producirse.

Pero esa jornada del 1F no se agotará el 2 de febrero, de eso no tenemos dudas. Esa gran cantidad de personas con capacidad crítica que saldrá a la calle, esos trabajadores perseguidos, esas mayorías de ciudadanes que sufren día a día a este sistema de Justicia elitista, patriarcal, antidemocrático e injusto seguirán sin duda en estado de alerta y movilización permanente, para sostener la búsqueda de respuestas todo el tiempo que haga falta en pos de los altos objetivos que posee este virtuoso movimiento auto convocado.

Dejá tu comentario