Actos y un proyecto de ley a cuatro años del asesinato de Mariano Ferreyra

Política

El militante del Partido Obrero fue muerto de un disparo cuando participaba de una manifestación en reclamo por el pase a planta de trabajadores ferroviarios tercerizados. Por su muerte, a manos de una patota sindical, condenaron a los dirigentes de la Unión Ferroviaria.

Al cumplirse cuatro años del asesinato, diferentes organismos y organizaciones recuerdan al joven. Desde el Partido Obrero, en el que militaba Ferreyra, realizaron un acto en el lugar de su muerte -Luján y Perdriel, Barracas- y su máximo representante, Jorge Altamira, señaló que "el kirchnerismo sigue gobernando con la tercerización y las burocracias sindicales". Además, los diputados del PO en el FIT, Néstor Pitrola y Pablo López, presentaron un proyecto de ley en el Congreso de la Nación para combatir la tercerización.
Embed
Las actuales operadoras del ferrocarril siguen siendo -modificadas y repartidas bajo orden de la Sociedad Operadora Ferroviaria estatal- las que estaban al mando entonces, de los empresarios Benito Roggio y Gabriel Romero. Y el modelo sigue funcionando: las concesionarias -u operadoras- contratan a múltiples empresas tercerizadas y su personal que cobra fuera de Convenio Colectivo de Trabajo -muchas de las cuáles pertenecen a los mismos grupos empresarios, y a sindicalistas.
Contra ese sistema -en ese caso en la línea Roca- manifestaba Mariano Ferreyra cuando recibió el disparo que acabó con su vida. Fue un cimbronazo. Por la tarde, ese 20 de octubre de hace cuatro años, las calles céntricas de Buenos Aires colapsaron con la presencia de miles de personas que reclamaban, entre lágrimas y desconcierto, por el asesinato de un joven militante de 21 años.
Poco después se conocieron los detalles: a Ferreyra lo había matado una patota compuesta por sindicalistas y barrabravas que respondían a la cúpula de la Unión Ferroviaria. Fue un disparo en el abdomen que acabó con su vida apenas pasado el mediodía.
A cuatro años, además del PO, en el que militara Ferreyra desde los 13 años, lo recordó la Legislatura porteña -que puso una placa en la esquina en que lo mataron- a pedido de su hermano Pablo Ferreyra, hoy legislador por una fuerza kirchnerista.
La placa lo recuerda como "militante del Partido Obrero, asesinado por luchas contra la tercerización y por la dignidad de los trabajadores y las trabajadoras".
Por el asesinato del joven fueron condenados a 15 años de prisión el titular de UF José Pedraza y su número dos, Juan Carlos Fernández, mientras que Cristian Favale y Gabriel Sánchez -autores materiales- recibieron una pena de 18 años. También los policías responsables del operativo fueron condenados por "liberar la zona", aunque nunca fueron exonerado de la fuerza.
A un año de concluido el juicio, Ferreyra reclamó que "la Cámara de Casación no ha ratificado las condenas", y vinculó este retraso al "papel central" del juez Eduardo Riggi, a quién acusó de "buscar ser invisibilizado en una causa que lo tiene en la punta de la pirámide de las responsabilidades".
Se refiere a la causa que investiga el intento de soborno a los jueces de una de las salas de la Cámara de Casación, que está integrada por el propio Riggi y en la que 20 jueces se declararon incompetentes para investigarla. La causa fue iniciada a partir se escuchas telefónicas.

Dejá tu comentario