Jonatan González tenía 30 años y trabajaba en una clínica: murió por covid

Sociedad

Jonatan esperaba que le dieran un nuevo turno para la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus tras haber tenido que dejar pasar uno por estar aislado.

Jonatan González, de 30 años, trabajaba en la Clínica Monte Grande, ubicada en esa localidad del Gran Buenos Aires,. Había conseguido un turno para recibir la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus pero cuando llegó la fecha estipulada se encontraba en aislamiento por ser contacto estrecho de un caso de Covid-19 y no pudo asistir.

"Mi hermano sí tenía una enfermedad preexistente: él era asmático desde los ochos días de vida. No es cierto que no tenía ninguna enfermedad, tenía problemas respiratorios", expresó a C5N Rocío González, hermana de Jonatan.

"Mi hermano, como cualquier otra persona, tuvo que sacar el turno por la primera aplicación, se lo dieron y cuando fue la fecha no pudo asistir porque estuvo aislado por un contacto estrecho y presentaba síntomas de Covid-19", relató Rocío este jueves.

Durante el período de aislamiento Jonatan presentó síntomas compatibles con una infección por coronavirus pero "le hicieron dos tests de PCR "en una cuestión de 72 horas de diferencia" y ambos exámenes "dan negativo", aclaró su hermana.

Pero a pesar de los resultados negativos "nunca le volvieron a dar el turno nuevamente para que se pueda vacunar", señaló Rocío. "A los días contrae el virus. Estuvo volando de fiebre, no lo podíamos ayudar", recordó con dolor la joven.

jonatan covid

"Desde de la Clínica Monte Grande lo internan. Estuvo varios días en sala común. El viernes lo subieron a terapia", contó la joven. Para ese momento Jonatan ya tenía ambos pulmones comprometidos por la infección por coronavirus.

La primera tomografía se la hicieron al ingresar a la clínica y en ella era evidente que tenía un pulmón afectado por el coronavirus. Para cuando ingresó a terapia intensiva, a Jonatan "no le llegaba suficiente oxígeno al cerebro y decidieron entubarlo el domingo".

"Lamentablemente el 25 (de mayo) a eso de las 17 nos llega un comunicado de la clínica de que mi hermano se había descompensado y que vayamos con urgencia. Cuando llegamos él ya había fallecido. Tuvo varios infartos. Todos los compañeros se iban turnando para intentar reanimarlo, pero su corazón no aguantó", refirió Rocío.

Toda la secuencia se desarrolló bastante después de la fecha original en la que Jonatan podría haber recibido la vacuna contra el coronavirus.

"El turno lo tenía el 7 de abril. Lo cancela porque no pudo ir porque estaba con síntomas de Covid-19 (que resultaron en dos tests negativos). Se venía sintiendo mal, cansado. Empezó el martes 11 con los síntomas, fiebre que no bajaba, entre 37 y 38, hasta 39 llegó a tener de fiebre", recordó Rocío.

"Toda persona que lo conoció sabe que él era una persona muy alegre, que sacaba sonrisas a todos en los momentos más difíciles. Siempre fue una persona carismática, que donde lo necesitaran él estaba. La mayoría de los compañeros habían estado aislados por Covid-19 y él nunca tuvo problema en cubrir todas las guardias", expresó la joven en memoria de su hermano.

"Jonatan era una persona responsable con su trabajo, papá de tres hermosas nenas. Ahora cómo le explicamos a mis sobrinas que se quedaron sin su papá. Era mi mitad, como mi gemelo. Es un dolor enorme saber que nada me lo va a devolver, pero que vengan a decir que se negó de la vacuna... él jamás se negó", aclaró.

"Sabíamos que (la vacuna) no iba a prevenir que se enfermara, pero al menos si el sistema le hubiera dado el turno como corresponde capaz lo teníamos con nosotros", sopesó.

Dejá tu comentario