AMBA: analizan cerrar de forma absoluta dos fines de semana

Sociedad

La propuesta la planteó el gobierno porteño, pero se resiste a suspender las clases presenciales, lo que genera cruces con Nación y Provincia.

En los últimos cinco días, tanto la ciudad de Buenos Aires como la provincia en su conjunto acumulan alzas de contagios de coronavirus. Pero el dato más preocupante se dio este martes, cuando el crecimiento de casos comparados con el martes pasado fue del 37,5% en CABA y de 30,1% en el territorio bonaerense.

Frente a este panorama, las autoridades aguardan los resultados de los contagios que se comunicarán hoy y de la reunión que Nación mantendrá por la tarde con expertos epidemiológicos para terminar de definir las nuevas medidas que se adoptarán, en principio, por otros 15 días, confiaron fuentes oficiales a minutouno.com.

A la reunión de ayer en la Casa Rosada se habló del panorama preocupante en materia de ocupación de camas de terapia intensiva, aumento de fallecidos y la curva nuevamente ascendente de los contagios en medio de la llegada de las temperaturas más frías.

La Ciudad propone volver a Fase 1 durante este sábado y domingo, y el próximo fin de semana. Cerrar todo de forma absoluta por 15 días. Sólo podrán funcionar locales esenciales: farmacias, supermercados, estaciones de servicio y bares, restaurantes y casas de comida sólo en la modalidad de envío a domicilio. El resto de los comercios como los de venta de indumentaria o demás productos no esenciales tendrán que permanecer cerrados todo el fin de semana. Sólo podrán circular los trabajadores vinculados a los rubros esenciales.

Proponen prohibición total de circulación por la calle las 24 horas, salvo para ir al comercio esencial. Tampoco se habilitará salir a correr o estar reunido en parques.

El problema central de esta propuesta es que, a cambio, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta insiste en mantener el esquema actual de clases presenciales en la Primaria, y bimodalidad en el secundario, lo que tanto el presidente Alberto Fernández como el gobernador Áxel Kicillof rechazan de plano porque consideran que tanto las familias, los alumnos y los docentes al movilizarse hacia la escuela se contagian.

Y de hecho tienen los datos que así lo ratifican. Un informe de científicos del Conicet analizó en detalle el impacto de los primeros 15 días sin clases presenciales en el Gran Buenos Aires y en la Ciudad con los chicos yendo a las escuelas sin ningún cambio, y los resultados fueron contundentes.

Además, cómo evolucionaron los casos de coronavirus tras el pico en la zona AMBA durante la semana del 19 al 25 de abril, se observa que en las 3 semanas posteriores al pico, en el conurbano bonarense se redujo un 28,2% los contagios, mientras que en la Ciudad (con una semana de secundario yendo de forma parcial) se contrajeron los casos un 23,7%.

En tanto, la semana pasada, en el Gran Buenos Aires los contagios bajaron un 2,7%, en el interior bonaerense subieron un 11% (no tiene suspensión de clases presenciales) y en la Ciudad crecieron casi un 1% los pacientes con Covid-19. Es por estos números que tanto Nación como Provincia insisten en la importancia de frenar la circulación del virus manteniendo la suspensión de la presencialidad en las escuelas.

Voceros del gobierno porteño confiaron a este portal que la decisión de Larreta es clara: consensuar medidas en los encuentros tripartitos ante la preocupación por la suba de contagios, que este martes tuvo su récord a nivel país desde que se desató la pandemia el año pasado con más de 35.000 casos.

"No sabemos si se cerrarán los fines de semana en el AMBA, pero que habrá medidas fuertes en el área metropolitana y en conjunto para intentar bajar los contagios, eso seguro", señalan desde uno de los ministerios vinculado con la aplicación de medidas restrictivas.

Voceros del gobierno bonaerense resaltaron a minutouno.com que la propuesta de Kicillof es mantener el esquema actual de restricciones en las localidades en fase 2, es decir, el Gran Buenos Aires, pero no sumar nuevas medidas. De todas formas, tras el cónclave de ayer escuchar la propuesta de la Ciudad y admitieron que "podemos evaluarla".

"Nosotros ya propusimos, ahora esperamos que Nación tome la determinación. Si es fase 1 o algo con más restricciones, acataremos como hicimos siempre y lo adaptaremos a nuestro sistema de fases", afirmaron.

En cuanto a la no suspensión de las clases presenciales en la Ciudad, en Uspallata insisten con que el aumento de casos está asociado a que la gente los fines de semana se relaja, sale, se junta con amigos y familiares y ahí vienen los contagios. De todas formas, podrían haber algún cambio, siempre priorizando la presencialidad de los más chicos.

"Las bajas temperaturas hacen que los encuentros pasen a ser en lugares cerrados y no tanto al aire libre, lo que favorece la diseminacion del virus. Por eso es que están evaluando medidas restrictivas de este tipo", señalaron a este portal. Y Fernán Quirós ya se expresó desde el lunes en el mismo sentido. Subraya que el problema "no son las escuelas ni el transporte" sino "las actividades sociales los fines de semana, en especial y las reuniones en espacios cerrados y sin ventilación".

En lo que sí todos concuerdan es que habrá mayores controles durante la semana en todos los ámbitos, no sólo transporte sino en el cumplimiento de la restricción del uso del interior de bares, restaurantes y de los comercios no esenciales.

La Ciudad analiza además prohibir el ingreso de personas a los comercios. Que sólo atiendan puertas afuera, tal como ocurre en el Gran Buenos Aires.

Por ahora, Nación ya avisó que la idea es renovar el viernes el DNU presidencial con los parámetros epidemiológicos del proyecto de ley que está en el Congreso Nacional. es decir, en zona de alamar (índice 500 o más contagios cada 100 mil habitantes) y mayores restricciones y suspensión de clases presenciales.

En GBA, el índice de contagios es de 750 cada 100 mil bonaerenses, mientras que en la Ciudad es de 1.042 contagios. La ocupación de camas debe ser superior al 80%, algo que se da en el sistema sanitario porteño pero que tiene un porcentaje inferior (72,3%) en el conurbano bonaerense.

A Nación le alarma además la situación en el interior del país, con la enorme mayoría de las provincias con rebrote de casos y contagios diariarios récord y que no toman medidas para frenar la avanzada de las nuevas cepas del covid, Manaos y la de Londres, que hace varias semanas ya circulan de forma comunitaria por todo el territorio nacional.

Dejá tu comentario