Boulogne: entró a robar a una casa, ahorcó al dueño y tiró el cuerpo a la pileta

Sociedad

Un programador de 41 años fue asesinado este domingo en Boulogne cuando un ladrón que había entrado a robar a su casa lo ahorcó con un cable y lo arrojó atado a la pileta.

Un programador de 41 años fue asesinado este domingo en Boulogne cuando un ladrón que había entrado a robar a su casa lo ahorcó con un cable y lo arrojó atado a la pileta.

La víctima, identificada como Federico Sáenz, en algún momento del asalto se trabó en lucha con el delincuente y éste lo estranguló con un cable HDMI y lo tiró a la pileta, donde terminó de morir ahogado.

asalto y muerte en bulogne

El hecho, en el que hay un detenido, ocurrió a las 11.50 en una vivienda ubicada en la calle Aguado 1251 de Boulogne, en el norte del conurbano.

Embed

El delincuente saltó la reja de la casa

Todo comenzó cuando la pareja de Sáenz, una médica llamada María Laura Martínez (44), lavaba el auto en el patio delantero de la casa y un único ladrón saltó la reja de la propiedad y la abordó con fines de robo.

El asaltante agredió y amenazó a la mujer y logró quitarle las llaves de la casa, con las que entró a la propiedad y cerró la puerta con llave, dejando a la médica del lado de afuera.

La mujer vio cómo el delincuente golpeó también a Sáenz, por lo que salió corriendo a la calle y le pidió al empleado de la garita de seguridad de la cuadra que llamara a la Policía.

Cuando la médica regresó al frente de su casa, pero sin poder ingresar, pudo observar por las ventanas que el delincuente había dejado a su pareja atado y sentado en el jardín trasero y cuando siguió pidiendo auxilio, el ladrón apareció para pegarle una trompada en la cara.

Al lugar llegaron móviles de la Comisaría 3ra. de Boulogne y de la Patrulla Municipal de San Isidro quienes guiados por la médica lograron ingresar a la vivienda por una puerta trasera y allí se encontraron con el sospechoso en la cocina, quien tenía una cuchilla de la casa en la cintura.

El delincuente fue reducido y detenido por los primeros policías en ingresar, mientras que otros efectivos empezaron a recorrer todos los ambientes de la casa, pero no encontraban a Sáenz.

La víctima finalmente fue hallada inconsciente en el fondo de la pileta que la familia tiene en el jardín trasero.

Sáenz había logrado desatarse las manos, pero tenía un cable amarrado al cuello.

El sospechoso detenido fue identificado como Mauricio Nahuel Fernández (30), quien dijo vivir en un asentamiento cercano, en la vecina localidad de Béccar.

Embed

Temas

Dejá tu comentario