Santa Fe: en el primer día de desarme voluntario entregaron una ametralladora

Sociedad

Se trata de una FMK-5 que solo pueden usar las fuerzas de seguridad.

El Ministerio de Seguridad de Santa Fe recibió este lunes la entrega de 25 armas de fuego, entre las que había una ametralladora FMK-5. Fue en el marco del programa de desarme que realiza junto al gobierno nacional para reducir el circuito ilegal en manos de civiles a cambio de incentivos que van de los 3 mil a los 9 mil pesos.

Según las autoridades, entre las 25 entregadas este lunes había pistolas y revólveres pero también algunas armas largas como escopetas de caza calibre 12.70 y un Winchester. Incluía una pistola ametralladora utilizada por la policía santafesina y prohibida para el uso civil. Además se recepcionaron 500 municiones.

La FMK-5 era de alguien que hace mucho tiempo trabajaba en las fuerzas de seguridad y la tenía con su documentación, pero hoy ya no puede poseerla porque la legislación cambió en 1995 y ya no permite tener este tipo de armamento a un civil, según explicó La Capital.

La entrega es anónima. Según cuenta el medio, la gente se suele acercar a los lugares tímidamente, con el material envuelto en una bolsa de consorcio o una sábana. Mayormente son personas de entre 40 y 70 años, con una gran participación de hombres jubilados.

“La mujer suele ser más sensible, porque entiende que el arma termina siendo un riesgo para su hijo o marido, y el jubilado la posee y no sabe cómo desprenderse, porque no tienen la tenencia legal. Entonces el Estado le da una posibilidad a través de una amnistía penal y administrativa, de modo que pueda acercarse y si lo paran en la calle puede argumentar que va al punto móvil, la entrega de forma anónima y además percibe el incentivo económico que se da a través de un cupón que luego canjea en el banco”, explicó el titular de la Agencia Provincial de Prevención de Violencia con Armas de Fuego, Lautaro Sappietro.

Dentro del dinero que se da a cambio de la recepción del arma, hay un grupo de 3 mil pesos que integran las pistolas calibre 22, luego una franja de las 9 milímetros que significan 4.500 pesos, y el grupo de 9 mil pesos que constituyen las armas de las fuerzas de seguridad.

En el lugar se hace un chequeo para saber si lo que se entrega tiene pedido de secuestro, en cuyo caso no se inutiliza la misma con la prensa y se da aviso a la Justicia para aportársela pero esto de ninguna forma incide en la situación de la persona que la llevó, de la cual no se revela su identidad. El funcionario aclaró que incluso es raro que la consulta arroje un resultado positivo.

En el país hay 4 millones de armas en la ilegalidad, mientras que solo un millón está registrada. Desde que se lanzó el Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego y Municiones, dependiente de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), ya se destruyeron 200 mil unidades.

Temas

Dejá tu comentario