Uruguay se prepara para aprobar la despenalización del aborto

Sociedad

El proyecto se está debatiendo en la Cámara de Diputados de ese país y podría ser aprobado esta medianoche.

La Cámara de Diputados de Uruguay podría aprobar esta noche un proyecto de ley de despenalización del aborto hasta la semana doce de gestación, con un plazo mayor sin límite en caso de que haya riesgos para la salud de la madre, siempre que se realice en centros de salud y bajo la supervisión de las autoridades.

Esta iniciativa modifica sustancialmente el proyecto de ley votado por el Senado uruguayo en diciembre debido a que el oficialista Frente Amplio no cuenta con los votos suficientes en la Cámara baja para aprobar la medida y se vio obligado a pactar un nuevo plan con el legislador del Partido Independiente Iván Posada, cuyo voto será determinante para lograr su aprobación.

El resultado de este acuerdo no gustó a las asociaciones partidarias del aborto, que consideraron que no legaliza la práctica y que sigue abriendo la puerta a que las mujeres que aborten puedan ser penalizadas y denunciadas, ni a los antiabortistas, que expresaron su rechazo por que "le abre la puerta al mal" y que permite pensar que "el aborto es bueno porque es legal".

Ambos grupos anunciaron su presencia en las inmediaciones del Parlamento para expresar su rechazo al proyecto.

En su intervención ante la Cámara, el diputado Posada defendió el proyecto al considerarlo "idóneo para disminuir la cantidad de abortos que se practican en el país".

"Este proyecto opta por el camino del medio, por la senda del menor mal", explicó ante el resto de diputados.

La oposición de los partidos Nacional y Colorado, que anunciaron en bloque su rechazo a la iniciativa, pidieron devolver el proyecto a la Comisión de Derechos Humanos para un mayor debate, a lo que el Frente Amplio se negó.

El diputado colorado Fitzgerald Cantero, argumentó en contra apuntando que "con este proyecto la madre podrá hacer, de acuerdo a su estado de ánimo, lo que quiera con el embarazo", mientras que el diputado nacionalista Javier García, apuntó que se trata de "un ataque al derecho a la vida".

Fuera de la Cámara, integrantes de la asociación antiabortista Movidos por la Vida, mostraron su rechazo al proyecto de ley debido a que a su juicio, la norma "obliga a los centros de salud a practicar abortos si es voluntad de la mujer".

Gustavo Suñigo, miembro de la organización, dijo a EFE que quienes critican la ley porque se queda corta "se equivocan, ya que despenaliza y legaliza la práctica del aborto".

A pesar de estar penado por ley, en Uruguay cada año se producen más de 30.000 abortos, según cifras oficiales, aunque la realidad puede doblar ese número, señalan organizaciones no gubernamentales.

En noviembre de 2008 se aprobó una ley similar, si bien no entró en vigor debido al veto impuesto por el entonces presidente, el oncólogo Tabaré Vázquez, en un gesto que causó una gran molestia en el seno del Frente Amplio y entre organizaciones feministas.

Temas

Dejá tu comentario