Estudio: las personas vacunadas desarrollan una potente respuesta al virus

Sociedad

Científicos locales analizaron la respuesta linfocitaria T antígeno-específica en pacientes recuperados de coronavirus y en personas que recibieron la vacuna.

Un equipo del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME - CONICET) monitoreó desde abril de 2021 la respuesta linfocitaria T antígeno-específica en pacientes recuperados de coronavirus Covid-19 (SARS-COV-2) en personas vacunadas con una o dos dosis para elaborar un informe en el que se afirmó que esa gente reporta una "potente" respuesta contra el coronavirus.

"Hay dos tipos de respuestas inmunológicas frente al virus SARS-CoV-2: una de ellas mediada por anticuerpos, producidos por células plasmáticas provenientes de linfocitos B y otra, por linfocitos T (citotóxicos CD8) que destruyen las células infectadas (como las pulmonares). Por otro lado, los linfocitos T colaboradores (CD4) cooperan tanto con la respuesta de anticuerpos como con la respuesta T citotóxica", explicó Gabriel Rabinovich, líder del equipo que lanzó la Plataforma COVID-T para este estudio.

"De allí la importancia de la respuesta inmunológica T para evaluar la respuesta inmunológica completa. Hasta el momento lo que se mide en los test serológicos son los anticuerpos, y se hace a partir de ensayos de ELISA que se utilizan en kits", detalló el investigador, quien aclaró que "de este modo nos perdemos una parte central de la respuesta inmune, los linfocitos T".

"Es por esto que es importante medirlos para conocer la respuesta integral a las vacunas", señaló. La duración en el tiempo de la inmunidad depende de la llamada "memoria celular".

"Los linfocitos de memoria son aquellas células del sistema inmune que se encuentran en la sangre, que han estado en contacto previamente con el virus o una parte de él, ya sea porque la persona se ha vacunado o porque se ha infectado con SARS-CoV-2. Estas células re-circulan por el organismo, por la sangre y los tejidos (como una patrulla protectora) a la espera del reingreso de ese mismo virus para poder reaccionar. Los linfocitos de memoria, como indica la palabra, tienen una memoria inmunológica y recuerdan a aquel antígeno que vieron anteriormente para reaccionar nuevamente con mayor potencia y rapidez", describió Rabinovich.

Para el estudio, del que comenzaron a conocerse los resultados esta semana, se procesaron muestras de personas que recibieron alguna de las vacunas disponibles en la Provincia de Buenos Aires.

"La puesta a punto de la plataforma no fue tarea simple porque los linfocitos T de memoria contra SARS-CoV-2 en individuos infectados, recuperados o vacunados demandan una técnica compleja para detectarse, deben ser activados in vitro con los péptidos específicos del virus y no todos los péptidos los activan por igual, lo cual consume un tiempo importante de optimización", explicó Rabinovich.

Los estudios estuvieron coordinados por Montana Manselle Cocco y Florencia Veigas, y del equipo de Rabinovich participaron Ada Blidner, Nicolás Torres, Tomás Dalotto, Alejandro Cagnoni, Pablo Hockl, Camila Bach y Marco Scheidegger, junto a las médicas Valeria Wiersba y Alicia Sirino, involucradas en la puesta a punto.

Para hacer el ensayo, los especialistas extrajeron sangre de la persona vacunada, y luego purificaron en el laboratorio las células mononucleares que contienen los linfocitos T, (entre otros tipos de células). Estas células son estimuladas con fragmentos específicos del virus SARS-CoV-2.

Una vez cumplidos los plazos de cultivo, los investigadores determinaron la activación de los linfocitos T a través del monitoreo de una serie de moléculas presentes en la superficie y en el interior de las células por citometría de flujo.

"Actualmente trabajamos con esta plataforma en nuestro laboratorio, y nos permitirá realizar un estudio epidemiológico de la memoria T a lo largo del tiempo en individuos que recibieron distintas vacunas, con una y dos dosis", especificó Rabinovich.

Se espera que los resultados volcados en la plataforma Covid-T sean útiles para la toma de decisiones a corto, mediano y largo plazo, y para el diseño de nuevas estrategias de vacunación en el escenario de la pandemia por SARS-CoV-2.

Los resultados preliminares presentados son parte de un trabajo colaborativo entre el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, quien coordina y diseña el protocolo general, realiza las convocatorias, extracciones y envíos de las muestras, el MINCYT, quien financia y el Laboratorio de Inmunopatología del IBYME que realiza los estudios específicos de respuesta inmune celular en personas vacunadas y recuperadas de COVID-19 mediante una plataforma y metodología desarrollada por ellos mismos.

Esta plataforma es única en América Latina y una de las pocas del mundo que permiten estudiar la inmunidad de manera integral y a largo plazo.

Dejá tu comentario