Un joven de unos 25 años murió este domingo al caer al vacío desde el sexto piso de un edificio que se incendió en pleno centro de la capital neuquina, en el que también una pareja de ancianos resultó gravemente lesionada por quemaduras en sus vías respiratorias.
El siniestro se inició poco después de las 9 en calle Alberdi, en pleno centro de la ciudad, cuando aparentemente un sahumerio cayó sobre un colchón que se prendió fuego.

Las autoridades montaron un importante operativo en el que atendieron a más de 50 personas, muchas de ellas derivadas a diferentes centros de salud.

Cinco dotaciones de bomberos, varias ambulancias y personal de la Policía acudieron al lugar, ubicado en una de las tres torres de la Galería Jardin, y desalojaron a casi todos los vecinos del edificio de 13 pisos.

Hubo sectores del edificio a los que los bomberos no pudieron llegar y los habitantes pedían auxilio, desesperados, por las ventanas que dan a la calle.

Según se informó extraoficialmente el incendio se desató por un sahumerio que quemó un colchón en un departamento del tercer piso, y un vecino dio el alerta a los bomberos.

El jefe de la Policía, Raúl Liria, confirmó que un joven de 23 años se cayó de un sexto piso y falleció en el acto.

Trágico incendio.mp4
Al parecer, la víctima fatal abrió las ventanas para escapar del humo y del fuego y perdió el equilibrio. Personal de Criminalística realiza las pericias en el lugar, tanto en donde cayó el joven como en el edificio para determinar las causas reales del incendio.

Al menos 50 personas fueron atendidas por personal del Sistema Integrado de Emergencias del Neuquén (SIEN).

Ocho pacientes fueron ingresados con "nivel rojo" al hospital Castro Rendón por complicaciones respiratorias, mientras que los pacientes con nivel establecido en "verde" y "amarillo" fueron llevados a diferentes centros médicos de la ciudad.

Este mediodía se informó que seis de los pacientes fueron atendidos en la Guardia de Adultos y dos de ellos, un hombre y una mujer de aproximadamente 65 años, fueron derivados en gravísimo estado a la clínica Pasteur por "quemaduras en vía aérea".

Se aclaró que fueron trasladados a ese centro para "liberar camas en el hospital regional y seguir recibiendo pacientes en el Servicio de Emergencia".

Los que están internados en el hospital regional tienen entre 20 y 36 años y permanecen en observación con un cuadro de lesiones leves en las vías respiratorias por intoxicación.

Por otra parte, un bebé de 10 meses fue atendido en la Guardia Pediátrica del hospital y se encuentra fuera de peligro, en
observación.