En medio de la crisis renunció el ministro de Economía que lideró a lo largo del último año un fuerte ajuste fiscal. Para el empleo formal se trata del peor año desde 1992.
Por octavo mes consecutivo Brasil perdió miles de puesto de trabajo registrado. En noviembre se destruyeron en total 130.629 empleos formales según el relevamiento realizado por el Registro General de Empleados y Desempleados del ministerio de Trabajo. En el mismo período de 2014 el escenario era radicalmente distinto, se habían creado casi 9 mil puestos de trabajo. Se prevé que para fin de año la cantidad de puestos de trabajo destruidos superen el millón y medio.

Brasil atraviesa una fuerte crisis en medio del feroz ajuste fiscal encarado a comienzos de año y que derivó este viernes en la renuncia del ministro de Economía, Joaquim Levy.

Para la creación de empleo, se trata del peor resultado en 23 años.

El director del Departamento de Empleo y Salario del ministerio de Trabajo, Marcio Borges, admitió que el mal resultado registrado en noviembre era esperado. Según explicó los índices muestran que las empresas vienen realizando en los últimos dos meses un duro ajuste en medio de la crisis económica y en el escenario de incertidumbre que genera la turbulencia política.

En tanto, según adelantó a O Globo Rodolfo Torelly, director del sitio Trabajo Hoy, "no hay señales de que el desempleo vaya a disminuir. "La situación del mercado de trabajo formal se sigue agravando con la continua pérdida de empleos mes a mes. Todavía no vislumbramos una desaceleración de las pérdidas de puestos de trabajo formales" indicó Torelly.

Los sectores más afectados por la pérdida de empleos son la industria donde la destrucción de puestos de trabajo alcanzó cerca del medio millón, seguido de la Construcción sector en el que se perdieron 310 mil empleos.