El jefe de la CGT Azopardo afirmó que "entre lunes o martes" el sindicalismo le enviará al Presidente un documento en reclamo de un decreto para el pago de un bono de fin de año, entre otros planteos.
El jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, afirmó este sábado que "entre lunes o martes" el sindicalismo le enviará al presidente Mauricio Macri un documento en reclamo de un decreto para el pago de un bono de fin de año, entre otros planteos, y le pidió que "se acuerde de los trabajadores" y reciba a sus representantes como lo hizo con otros sectores.
"Nos llama la atención, el Gobierno toma decisiones muy fuertes, ha sido muy generoso con muchos sectores de la sociedad como el campo, al que le ha dejado los efectos los impuestos, y espero que deje un poco de generosidad para los sectores laborales", advirtió el líder camionero.
Al referirse a la demanda de un plus general de 3.000 pesos para asalariados y jubilados, el dirigente insistió: "El Gobierno saca decreto por todo, anula una cosa, anula otra, entonces que tome la decisión de pedirle a las empresas que paguen este bono que corresponde y que es mínimo".

Reunidos en un plenario el moyanismo, el barrionuevismo y sectores gremiales kirchneristas coincidieron ayer en reclamar a la Casa Rosada un bono de fin de año en "compensación" por el "deterioro del salario".
En declaraciones radiales, Moyano ratificó que si bien ese plus debería pactarse de acuerdo a la empresa, el reclamo es que sea del orden de 3.000 el monto en general, que incluya a la clase pasiva. "Lo hemos evaluado ayer, aún no nos hemos dirigido al Gobierno. Seguramente el lunes o el martes estará listo el documento para elevarlo a través del Ministerio de Trabajo o al Presidente", señaló.
Al aludir a los contactos que viene manteniendo Macri con distintas fuerzas políticas y otras instituciones, el jefe camionero afirmó: "El Presidente se ha reunido con todos los sectores, espero que en algún momento se acuerde de los trabajadores".
Cuando se le recordó que el jefe de Estado sí le concedió a él una entrevista luego del triunfo electoral, Moyano admitió que era en cumplimiento de "un compromiso" del líder del PRO durante la campaña, pero planteó que ahora "tiene que recibir al conjunto" del sindicalismo.
"Nosotros en el día de ayer hemos ampliado una comisión que ya estaba conformada y la idea es tener un poco la representación de todos aquellos que están dispuestos a hacer la unidad (sindical)", explicó.
Moyano fijó su posición respecto de la actitud oficial que dijo observar a la hora de definir medidas a favor de los trabajadores: "A veces uno se molesta cuando tienen tanta fuerza para tomar algún tipo de decisiones y dudan sobre las otras", se quejó.
En tal sentido, señaló que cuando el Gobierno nacional "eliminó los impuestos al campo, en principio tuvo dudas de dejar sin efecto el mínimo no imponible al aguinaldo".
"No estoy cuestionando las medidas (como el levantamiento del cepo y la consecuente devaluación) porque, si como dicen, esto es para la inversión por el problema de las economías regionales, me parece bien; esperemos los resultados", expresó.
Pero insistió en que el reclamo de un bono es en función de que "al trabajador no le falte un pedazo de pan; acá se trata de comer".
"Con la inflación que hemos tenido se redujo la capacidad del salario y acá no se trata de hacer una inversión menos, se trata de comer un plato menos de comida, y eso es lo que tiene que atender el Gobierno", reiteró.
Moyano, por último, ratificó el pedido sindical de decretar la "emergencia alimenticia".
"Así como se decretó la emergencia de seguridad, que nos parece bien, tienen que decretar la emergencia alimenticia porque hay muchos sectores que hoy no tienen para comer un pedazo de pan", resaltó.