El Tribunal Oral Federal número 2 condenó al ex secretario de Transporte por el choque de trenes en el que murieron 51 personas y otras 789 resultaron heridas.
En octubre pasado, el juez federal Julián Ercolini homologó el acuerdo que Jaime firmó con el fiscal Guillermo Marijuán, por el que admitió haber recibido dádivas y acordó una pena de un año y medio de prisión en suspenso- unificada con una condena anterior. El juez ordenó el decomiso a Jaime de $2 millones.

El ex funcionario se comprometió, según el acuerdo a aceptar el decomiso de $2 millones que serían destinados a dos Organizaciones No Gubernamentales (ONG). También se condenó a Jaime a no ejercer la función pública durante dos años.

Se trata de dos investigaciones unificadas, una en las que Jaime fue acusado por haber recibido dádivas (coimas) de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) que explotaba el ferrocarril Sarmiento, en la que según se comprobó, TBA le pagaba al ex funcionario viajes en aviones privados.

En la otra causa se probó que el alquiler del departamento donde vivía Jaime mientras era funcionario público, era pagado por la empresa Terminales de Buenos Aires (TEBA).

En ambas causas Jaime debía ir a único juicio oral y público, pero el ex funcionario admitió el delito y firmó un acuerdo con el fiscal Marijuán, y acordó una pena de un año y medio de prisión en suspenso- unificada con una condena anterior, que fue homologada por el juez Ercolini.

Jaime tiene una condena a seis meses de prisión por intentar robar prueba que se había secuestrado en un allanamiento que se hizo en su casa de Córdoba.

En Carlos Paz, Córdoba, hubo un allanamiento en 2010 por la causa en la que se lo investiga por enriquecimiento ilícito. En ese procedimiento Jaime intentó robar pruebas y por eso fue condenado. Un tribunal Oral Federal de Córdoba lo sentenció a seis meses de prisión en suspenso a mediados de 2013.

La Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal confirmó esa condena el año pasado y Jaime con más de 20 casos de corrupción abiertos, tiene una situación judicial complicada.