El primer semestre de 2016 entregará un torneo repleto de novedades para el fútbol argentino. Luego del inédito certamen largo de 30 equipos de 2015, la cantidad de participantes se mantendrá el próximo año, aunque el apretado calendario obligó a los organizadores a dividirlos en dos zonas.
De esta forma, los denominados "clásicos" fueron repartidos de manera equitativa, de manera de que se crucen dos veces, una en la jornada "interzonal" y la otra en la denominada "fecha de los clásicos".

Así las cosas, River y Boca, Racing e Independiente y San Lorenzo y Huracán, por citar los clásicos más relevantes, se verán las caras dos veces en apenas seis meses, algo poco usual por estos lares.

Sin embargo, el dato llamativo de este flamante formato es que esta división imposibilitará ver otros de los partidos populares más antiguos e históricos del fútbol argentino. Es decir, salvo que lleguen a una final para definir al campeón (para eso deberán ganar cada uno su zona), algunos cruces no se podrán ver durante estos seis meses.

Tal es el caso de River (Zona 1) y Racing (Zona 2), que tienen un historial de 171 partidos en Primera División y que, excepto que lleguen a la final, no se cruzarán.

Lo mismo sucede con Boca (Zona 2) y San Lorenzo (Zona 1), un clásico porteño repleto de historia y rivalidad. De hecho, el Xeneize es el rival al que el Ciclón más enfrentó en Primera, con 184 enfrentamientos.

Boca San Lorenzo
Boca-Independiente es otro de los clásicos que no estarán presentes en el calendario regular (siempre exceptuando que ambos ganen sus zonas). El Rojo y el Xeneize arrastran un historial de 182 partidos.

Independiente Boca
Lo mismo sucede con Racing y San Lorenzo, enfrentamiento que cuenta con 165 encuentros en la máxima categoría.

Racing San Lorenzo