A cinco días de que los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci se escaparan del penal de General Alvear, la policía aún los sigue buscando. Ahora los esfuerzos se concentran en Ranchos, donde este jueves balearon a dos policías en un control de tránsito.

  • Lunes 28/12: La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, aseguró que la fuga no hubiera sido posible sin la "complicidad de una parte del Servicio Penitenciario Bonaerense" y consideró que el narcotráfico "penetró en la política". El día anterior la funcionaria había dispuesto que se descabezará el SPB.

  • Martes 29/12: Un hombre denunció ante la Justicia sanjuanina haber visto en la capital de esa provincia a los tres prófugos, cuando se movilizaban en una camioneta por la capital provincial y pidieron indicaciones para viajar hacia La Rioja. Esta pista, sin embargo, fue luego descartada.

  • Miércoles 30/12: Un conocido de Schillaci fue demorado en su casa de la localidad bonaerense de Florencio Varela después de que la Policía bonaerense allanara su vivienda tras una serie de entrecruzamientos telefónicos. En el interrogatorio contó que los tres lo "visitaron" la mañana del domingo -horas después de la fuga- y que le pidieron "algo de plata". Una de las hipótesis de los investigadores apunta a que pudo haber sido quien conducía la camioneta negra en la que se escaparon los evadidos.

  • Jueves 31/12 : Ayer, a las 3.40, al ser detenida su camioneta Ford Ranger en un puesto vial de Ranchos, los prófugos se bajaron e hirieron a balazos a dos jóvenes agentes, Lucrecia Yudati, de 33 años, y Fernando Pengsawath, de 22, quienes permanecían internados en el Centro Médico Fitz Roy, del barrio porteño de Palermo.

  • Viernes 1/1: Si bien la Policía dejó trascender que estaban "cercados" por un operativo con al menos 700 agentes, ninguno de los condenados pudo ser recapturado hasta primera hora de hoy.