Un tribunal oral condenó a cuatro meses de prisión efectiva a un ciudadano chileno en situación de calle, que tiene antecedentes penales y 33 identidades diferentes, por robar una botella de vino, varios paquetes de jamón, entre otros elementos de un supermercado en la ciudad de Buenos Aires.
La condena recayó sobre un ciudadano chileno de 51 años identificado con todas las identidades con las que aparece registrado en las distintas causas, como por ejemplo "Juan Santiago Bearth Carrasto, o Ezequiel Manuel Riquelme, o Juan Santiago Bea o Juan Santiago BearCarasco o José Manuel Bear Carrasco o Juan Santiago Bear Carrasco o Juan Santiago Beard Carrasco o Cristian Juan Beart Carrasco o José Manuel Bearth Carrasco o Juan Bearth Carrasco o Juan Sebastián Bearth Carrasco".

También como "Juan Santiago Beas Carrasco o Juan Antonio Beat o Juan Manuel Brarth Carrasco o Juan Antonio Carraco Bearth o Juan Bea Carrasco o Juan Santiago Carrasco Bearch o Juan Antonio Carrasco Beart o Juan Antonio Carrasco Bearth o Leonel Enrique Díaz o Juan Enrique Díaz o Jorge Miguel González o Cristian Andrés González o Víctor Manuel González o Juan Cristian González González o Cristian Juan González González o Luis Alejandro González Riquelme o Manuel José González Riquelme o Héctor Manuel Jara o Manuel José o José Manuel Palma o Juan Santiago Palma o Jorge Manuel Riquelme", de acuerdo al fallo.

La condena fue dictada por el tribunal oral número que dio por cumplida la misma mediante el mecanismo de "juicio abreviado", por el cual el acusado reconoció su responsabilidad en el delito a cambio de una pena menor.

Los jueces que integran el tribunal, Alberto Huarte Petite, Martín Vázquez Acuña y Luis Salas dictaron además la inconstitucionalidad del artículo 50 del Código Penal, es decir de la "reincidencia".

El hecho ocurrió el 24 de julio de 2015, cerca de las 17.22, cuando el imputado "intentó apoderarse ilegítimamente, mediante violencia física en las personas, de una botella de vino marca 'Tierra Nuestra', cuatro aerosoles marca 'Raid' y seis blisters de fiambre, elementos éstos de propiedad del supermercado Carrefour, sito en avenida Las Heras 2643", de acuerdo al fallo.

"Luego de hacerse de tales mercaderías en el interior del local, Bearth Carrasco intentó retirarse con ellas en su poder sin pasar por la línea de cajas de cobro a los clientes. Ello fue advertido por el encargado del negocio, quien requirió al imputado que abonase la mercadería", según la resolución.

El hombre, salió del lugar en dirección hacia la calle Austria siendo perseguido por el empleado quien le dio alcance en la intersección de dicha arteria con la avenida Las Heras.

Para aplicar la pena, los jueces Huarte Petite y Salas consideraron a favor del acusado "las constancias socio-ambientales, de las que surge su pertenencia a un sector socio económico deprimido, con las consecuentes dificultades para atender a su sustento, y a que se encontraba en situación de calle al momento de cometer el hecho aquí atribuido".

Por su parte, el juez Vázquez Acuña se había inclinado por una pena menor, de 20 días de prisión.