Pasadas las 18, la captura de los prófugos condenados por el triple crimen de General Rodríguez dio un giro inesperado: el jefe de la Policía Federal Román Di Santo confirmó que sólo se había capturado a Martín Lanatta en la localidad santafesina de Cayastá, mientras que Christian Lanatta y Víctor Schillaci aún permanecen prófugos y se los busca en la zona.
La incógnita por estas horas es quién informó a las máximas autoridades nacionales que habían sido capturados los tres.

Una de las primeras en hablar de la triple captura fue la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien habría recibido la información de parte de uno de los integrantes del comité de crisis conformado en Santa Fe.

En la puerta del ministerio que encabeza aseguró que estaban "muy contentos" por las capturas, que Mauricio Macri estaba "muy orgulloso" y que se trasladaría a la provincia donde estaba prevista una conferencia de prensa.

Pero lo cierto es que, pasadas las 19, la ministra no se dejó ver en la provincia, así como tampoco la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y su ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo.

Apenas un rato después de la confirmación de Bullrcih, el Presidente Mauricio Macri, quien se encuentra realizando reposo en su quinta Los Abrojos por una fisura de costilla, felicitó a las fuerzas que intervinieron en el operativo y sostenía que se habían capturado a los "prófugos".

"Felicito a todo el equipo y a las fuerzas de seguridad por la captura de los prófugos. El trabajo en conjunto fue fundamental", escribió en la red social Twitter. Y agregó luego: "La lucha contra el narcotráfico es una tarea que nos tiene que comprometer a todos. Queda mucho trabajo por delante".

Más tarde, la vicepresidente Gabriela Michetti afirmaba en diálogo con C5N que "es un alivio importante resolver el tema de capturarlos vivos".

En la misma comunicación, felicitó a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y al ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, por el éxito del operativo montado y aseguró que siente "un enorme orgullo por las fuerzas de seguridad".

Asimismo, la vicepresidenta había comentado que "detrás de esto queda un camino muy duro de mucho esfuerzo" y que "hay que investigar complicidades".

Seguí leyendo en ámbito.com.