Un hombre de 45 años fue detenido en las últimas horas acusado por el crimen de la turista chilena cometido el viernes último en la localidad cordobesa de San Marcos Sierra.
El sospechoso fue identificado por la Policía como Justo Ismael Pereyra y quedó imputado por el delito de "homicidio agravado" en perjuicio de Lorna Mateluna Sala (43).

El comisario inspector Rubén Turri confirmó a Télam que el hombre, oriundo de la localidad chaqueña de Quitilipi, fue detenido en un camino ubicado entre el lugar dónde fue encontrado el cadáver de la mujer y San Marcos Sierra, a unos tres kilómetros del poblado.

El jefe policial dijo que el sospechoso estaba esta tarde internado en el Hospital Aurelio Sosa de Cruz del Eje, debido a que presentaba "signos de deshidratación" y en las manos algunos indicios de que "el monte lo ha dañado", aunque aclaró que "evoluciona bien".

"Dimos con él, de quien se había realizado antes un identikit, porque tenemos testimonios que indican que esta persona se encontraba en un grupo de tres junto a la turista chilena, y lo reconocimos ya que estaba en malas condiciones de salud por estar oculto", añadió Turri.

Por el tema, desde la fiscalía general a cargo del fiscal Martín Bertone, confirmaron que Pereyra fue imputado de 'homicidio agravado', que fue notificado de esta situación, y se espera su "evolución para poder citarlo a una indagatoria".

"La indagatoria al imputado se le realizará en el transcurso de la semana, ya que previamente se deben analizar diversos testimonios, y además hay que aguardar la evolución del estado de salud del acusado", afirmó el secretario de la fiscalía, Aníbal Amuchástegui.

El letrado confirmó que luego de haberle realizado la autopsia, la cual dio como resultado que sufrió múltiples traumatismos faciales y de cráneo, "el cuerpo de la mujer fue entregado a sus familiares, precisamente a una hija que reside en Buenos Aires".

Rio Quilpo Cordoba Cuerpo Mujer Muerta.jpg
El hecho ocurrió el viernes último en horas de la mañana cuando el cadáver de la víctima fue hallado a metros del río Quilpo, en proximidades de San Marcos Sierras, a unos 150 kilómetros al noroeste de la capital provincial.

El cadáver fue hallado cerca del balneario conocido como "Vado López", uno de los preferidos por los turistas
, ubicado sobre el río Quilpo, a unos 15 kilómetros del pueblo.

Los voceros agregaron que el cuerpo estaba sin vestimenta de la cintura para abajo y con una herida en la cabeza que los investigadores creían pudo haber sido producida con una piedra que fue encontrada ensangrentada en la zona.

Ese día, el fiscal Bertone dijo a los medios que la turista chilena "había llegado a la zona aproximadamente hacía cinco días", que "en algún lugar de San Marcos" conoció a dos hombres, uno apodado "El Chileno" pero oriundo de Santa Fe y otro con el mote de "Pepino", quien decía ser de Costa Rica, pero hasta ahora sólo se ha establecido que vivió en Quitilipi, Chaco.

"Allí se ponen a charlar, entran en relación y bueno, decidieron compartir cuatro o cinco días juntos", expresó el fiscal en referencia a que los tres establecieron campamento a unos kilómetros de la localidad, en un paraje agreste y alejado.

Además, Bertone relató que de acuerdo con los datos obtenidos en la pesquisa "la víctima estaba compartiendo con 'Pepino' dentro de la carpa en una actitud de pareja", mientras que "El Chileno" dormía afuera.

Los peritos que analizaron el cuerpo de la turista en la escena del crimen aseguraron que el femicidio había ocurrido pocas horas antes del hallazgo del cadáver, no antes de las 4 del viernes.