Así lo aseguró el cónsul en Brasil, Alejandro Verdier, quien afirmó que "trabajan todo el día" para dar con el paradero de Javier Castillo y su hija Trinidad. "Hay voluntarios y turistas dando apoyo en la playa", agregó.
El cónsul argentino en Brasil, Alejandro Verdier, aseguró este lunes que "no está descartado que aparezcan con vida" Javier Caballero y su hija Trinidad, los turistas que salieron a caminar el viernes último por la tarde en Florianópolis y jamás regresaron.
"Estamos muy firmes en que todos los recursos se concentren en la búsqueda. Una psicóloga argentina trabaja con la familia. Trabajan todo el día, mientras hay sol, para que la gente descanse un poco y se alimente. Hay voluntarios y turistas que están dando apoyo en la playa", afirmó Verdier en declaraciones televisivas.
Y detalló: "El lugar es muy rocoso, con caídas muy abruptas al mar. La gente busca hacer esas trilhas como una alternativa al paseo de playa. Si uno se distrae, tal vez se acerca demasiado al peligro, pero mucha gente transita este sendero. Según nos contaron habían iniciado el trayecto el día anterior y decidieron terminarlo".
"La nena habla de un agujero, pero es un barranco, entre dos rocas puede verse el mar. Es el relato de una persona de 9 años que no conoce el lugar. La extensión es de 3 kilómetros. Es probable que ellos se hayan alejado del sendero más transitado. Hay lugares muy tentadores, muchos recovecos. No se puede culpar a nadie, tuvieron mala suerte. No es un lugar remoto, está repleto de turistas, como una playa de Mar del Plata en enero, el 80 por ciento son argentinos", agregó.
Javier Caballero (42) y sus dos hijas, Candelaria (9) y Trinidad (7), salieron a caminar el viernes último por la tarde y nunca regresaron. El sábado unos pescadores encontraron sola a Candelaria y si bien la policía local cree que están perdidos en un morro, un bombero brasileño dejó trascender que "es difícil que aparezcan vivos".
Alrededor de las las 21 del viernes la mujer de Javier, Analía (40), al ya ser entrada de noche y su familia no haber vuelto de la caminata, decidió hacer la denuncia ante la policía. Esa noche el operativo no arrojó resultados, pero el sábado alrededor de las 7 pescadores encontraron sola a Candelaria, que dijo que su papá y su hermana habían caído a un pozo.