La procuradora general de la Nación prestó su acuerdo para que el fiscal encabece un equipo de trabajo encargado de dar con los más de 105 mil prófugos de la justicia argentina. Pasará así a desempeñarse en la órbita del ministerio de Seguridad de la Nación.
La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, prestó su acuerdo para que el titular de la fiscalía descentralizada del barrio porteño de Saavedra, José María Campagnoli, encabece un equipo de trabajo encargado de buscar a los prófugos de la Justicia en todo el país.

Así lo informó la propia página del Ministerio Público Fiscal, al consignar los resultados de una reunión que la procuradora sostuvo en la víspera con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y su segundo, Eugenio Burzaco.

Los funcionarios del área de Seguridad de la Nación habían anticipado a través de distintos canales la decisión de postular a Campagnoli para un área específica que coordine fuerzas de seguridad y recursos en la búsqueda de evadidos de la Justicia.

Cuando ocurrió la fuga de los hermanos Lanatta y Víctor Schilacci de la cárcel de máxima seguridad de General Alvear en la provincia de Buenos Aires, el abogado especialista en penales Leandro Halperín sostuvo públicamente que los evadidos suman en todo el país más de 105 mil.

Las cifras difieren según las fuentes que se consulten y si se trata de presos nacionales, federales y de los tribunales provinciales, pero en todos los casos la mayor cantidad de evadidos son detenidos que gozan de beneficios de salidas transitorias que no regresan a los penales en alguna de ellas.

Según un parte oficial, "Bullrich hizo saber a la procuradora su interés en que el titular de la Fiscalía de Instrucción de Distrito de los barrios de Saavedra y Núñez, José María Campagnoli, quede al frente de un área de búsqueda de prófugos en la órbita del ministerio de Seguridad de la Nación".

De esa manera, Campagnoli debería cesar provisoriamente en su función de fiscal, para pasar a desempeñarse bajo la órbita del Poder Ejecutivo.

Gils Carbó anticipó que concederá la licencia para que Campagnoli pueda desempeñar su nueva función, aunque sin perder la estabilidad en su cargo de fiscal, que podrá retomar cuando considere agotada su misión en la búsqueda de prófugos.

Campagnoli ya interrumpió su función como fiscal para desempeñarse en un cargo político: fue en el año 2003, cuando convocado por el entonces ministro de Justicia, Gustavo Béliz, durante el gobierno de Néstor Kirchner, ocupó puestos de jerarquía en esa cartera como parte del grupo de fiscales conocidos como "Los Centauros".

A ese grupo pertenecía el ex fiscal de la Cámara del Crimen Norberto Quantín, fallecido el año pasado.

En octubre de 2014, Campagnoli superó un proceso de juicio político en su contra (el tribunal no pudo emitir un fallo después de seis meses) y fue repuesto en el cargo en el que había sido suspendido, según sus propias denuncias, por iniciativa de la procuradora Gils Carbó.