Los nuevos cuadros tarifarios de Edenor y Edesur tienen un aumento que llega hasta el 630% en el monto total a pagar. El precio del kilovatio tuvo un ajuste de hasta el 970%.
Para los usuarios residenciales, la situación tiene las siguientes particularidades:

•Los mayores porcentajes de aumentos se registran en los consumos de 400 a 1.000 kilovatios bimestrales. A partir de los 1.200 kilovatios, la suba es porcentualmente menos, lo cual puede considerarse regresivo y no en línea con el objetivo de alentar el ahorro. El Gobierno justifica esto en que los usuarios con más de 1.000 kilovatios de consumo ya pagaban facturas más altas. En el mismo sentido, un residencial de los 400.000 que ya no tenían subsidios por vivir en zonas consideradas más acomodadas van a tener un alza de alrededor del 70%.

Seguí leyendo en ámbito.com