El jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró este martes que las paritarias son "libres" y que en estas negociaciones se buscará que los trabajadores mantengan "su poder adquisitivo y condiciones laborales".
Peña lamentó los despidos de trabajadores estatales y consideró que el objetivo es "hacer un Estado fuerte y eficiente".

"Para nosotros las paritarias son libres, y con diálogo y buena fe habrá solución de los problemas",
dijo Peña en rueda de prensa.

El jefe de Gabinete habló junto al ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso Prat Gay, tras finalizar la reunión del Gabinete nacional y señaló que no hay una fecha para que se cierre la discusión de las paritarias esa discusión, "cada paritaria es distinta, cada paritaria agrupa a su cámara y hay que tener en cuenta también que hay muchísimos trabajadores que no están en un sindicato", consideró Peña.

El funcionario remarcó que en el marco de la discusión paritaria que se iniciará en los próximos días el objetivo del gobierno es "que los trabajadores mantengan su poder adquisitivo y sus condiciones laborales", pero no habló de porcentajes, como sí había hecho más temprano el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que argumentó que la discusión tenía que tener un rango del "20 al 25" por ciento de aumento.

Respecto al tema de las Ganancias , Peña aseguró que "el tema del impuesto a las Ganancias es un tema pendiente y le insisto que vamos a poner sobre la mesa, paritaria, a mejora de las condiciones de trabajo y de las cuestiones fiscales también".

"Creemos que entre las propuestas que vamos a hacer hay una recomposición del bolsillo de los trabajadores. El tema de Ganancias impacta mucho en un sector de los trabajadores, el tema de asignaciones familiares otro tanto. Creo que son los aportes desde el Gobierno que se puede hacer para entender que hay una situación que tenemos que acompañar todos que es bajar la inflación", sostuvo el titular de la cartera de Trabajo.

Ante una consulta vinculada a los despidos que se vienen registrando en el sector de los trabajadores estatales, Peña aseguró que es necesario "fortalecer el rol del Estado, ese es nuestro objetivo, y de esa forma prestar mejores servicios".

En ese marco recordó que "son más de 60 mil los contratados que dejó el kirchnerismo y los ha empobrecido como trabajadores. Estamos trabajando en cada una de las áreas en un proceso de modernización y actualización del Estado, con objetivos claros en una política clara de eficiencia del Estado, con modernización y nuevas tecnologías".

Sobre los empleados públicos despedidos sostuvo que "en muchos casos han sido revisados esos puestos de trabajo y se siguen revisando. Todo en el marco, insisto, de fortalecer el trabajo de los empleados públicos. También ha habido muchos contratos que han ingresado en los últimos dos años, muchos con criterios de ingreso por militancia política".

Marcos Peña dijo que "nosotros la verdad es que lamentamos y no nos gusta la situación y lamentamos por aquellos que han dejado de trabajar en el Estado, pero tenemos que concretar esta tarea para poder hacer un Estado fuerte y eficiente".