El entrenador de Boca, Rodolfo Arruabarrena, confió que trabajó en los últimos días para corregir los "errores" que mostró el equipo en los encuentros de pretemporada y advirtió que el sábado frente a Temperley será "un partido duro".
"Tratamos de ocuparnos de los errores y esperemos el sábado darle una alegría a nuestra gente", dijo Arruabarrena en conferencia de prensa.

Sostuvo el técnico "xeneize" que tiene "las mejores expectativas, nos preparamos para un partido duro ante un equipo que cambió de entrenador y quizá su forma de jugar. Temperley ha hecho buenos partidos de verano y nosotros no".